Diana Rigg, actriz que protagonizó la serie de televisión de los años 60 Los Vengadores y que interpretó a Olenna Tyrell en la popular Juego de tronos, ha fallecido a los 82 años.

Según informó su agente, la actriz Diana Rigg murió «pacíficamente esta mañana temprano» en su hogar y acompañada de su familia, que solicita «privacidad en este momento difícil, según informa BBC.

Su hija, Rachael Stirling, dijo que le diagnosticaron cáncer en marzo y que la actriz «pasó sus últimos meses reflexionando».

«Reflexionando con alegría sobre su extraordinaria vida, llena de amor, risas y un profundo orgullo por su profesión».

En Juego de tronos, Rigg interpretaba a la matriarca de la familia Tyrell. Presentada en la tercera temporada, su actuación fue rápidamente aclamada por los fans, gracias también a su personaje, que siempre tenía una frase mordaz para replicar a los traicioneros moradores de Poniente.

Su actitud aparente imperturbable, su regia dignidad y su devoción por su familia convirtieron a Olenna en uno de los personajes favoritos del fandom. Pero gran parte de su éxito se lo debe a Diana Rigg, como bien demuestran estos cinco memorables momentos de Juego de tronos.

Para la eternidad queda su final: «Hice cosas inconfesables por proteger a mi familia. O vi como otros lo hacían por orden mía», le confesaba Olenna a Jaime, a sabiendas de que el Lannister tenía orden de matarla. «Y no perdí el sueño por ello. Era necesario (…) Detestaría morir como vuestro hijo, agarrándome el cuello, espumarajos y bilis brotando de la boca, ojos inyectados en sangre, la piel amoratada (….) Decidle a Cersei, que quiero que sepa que fui yo».