El pasado martes 8 de septiembre, en el centro de salud de Las Delicias, un Celador-Conductor que estaba realizando su trabajo en la Unidad de Atención al Ciudadano (UAC) recibió una agresión por parte de un usuario. El agresor le arrojó un vaso de café caliente, provocándole quemaduras de carácter leve en el brazo y antebrazo izquierdo. Además, dejó inservibles múltiples documentos y listados necesarios para realizar su trabajo.

Estos hechos fueron denunciados ante la Policía Nacional, que se personó en dicho centro, siendo el agresor perfectamente identificado, ya que no era la primera que realizaba, y en este mismo centro, una acción de similares características.

Desde UGT han denunciado estos hechos «tan lamentables que cada día tienen que soportar todos los trabajadores de los Centros de Salud. En especial los que se encuentran en la Unidad de Atención al Ciudadano (UAC), en los que reciben múltiples presiones, insultos, amenazas y, lamentablemente. Algunos llegando incluso a traspasar ese límite intolerable que es la agresión física».

UGT exige Vigilantes de Seguridad en todos los Centros de Salud

La sección sindical de UGT considera necesaria la presencia de un Vigilante de Seguridad en todos los Centros de Salud. Mucho más en estos tiempo de pandemia en los que los ciudadanos llegan a perder la paciencia, debido fundamentalmente al gran número de personas que acuden a estos centros. Por ello, consideran imprescindible la contratación de un servicio de Seguridad Activa, que que paliaría «aptitudes tan lamentables como la ocurrida el pasado martes 8 de septiembre».

Igualmente, desde UGT, apelan a la concienciación ciudadana en estos momentos tan difíciles que nos toca vivir. «Entendiendo el estrés emocional que puede llegar a provocar determinadas situaciones de Salud. Debemos tener en cuenta que lo que se encuentran son profesionales que intentan ayudar en la medida de sus posibilidades, informando y dando soluciones a los distintos problemas que le plantean».