Un joven roba 29 motos en Granada

El detenido tenía por costumbre «fotografiar cada uno de los ciclomotores que robaba para luego ofertar sus piezas a través de redes sociales

La Guardia Civil de Granada ha investigado a un joven de Motril de 19 años, con antecedentes policiales, como supuesto autor del robo de al menos 29 ciclomotores en las localidades de Salobreña y Almuñécar, todos ellos municipios de la costa.

En el desarrollo de la operación Zips, el Área de Investigación de la Guardia Civil en Salobreña, según ha informado en una nota de prensa, ha sabido que el investigado tenía por costumbre supuestamente «fotografiar cada uno de los ciclomotores que robaba para luego ofertar sus piezas a través de redes sociales de internet con apoyo gráfico».

El Instituto Armado constató que durante los primeros meses del año 2019 se habían robado un número «inusualmente alto» de ciclomotores en las localidades de Almuñécar y Salobreña, de los que no se había vuelto a saber nada, ya que no apareció ninguno abandonado, ni ninguno pudo ser recuperado por los investigadores.

Luego supo que «todos los ciclomotores fueron desguazados y vendidos pieza a pieza a través de internet por el investigado». El momento clave de la investigación ocurrió cuando el joven fue detenido el pasado día 1 de mayo de 2019 por la Guardia Civil después de que intentara robar un ciclomotor en Almuñécar, fuera sorprendido y se diera a la fuga. En el momento de la detención se le intervino un teléfono móvil.

Los investigadores de la Guardia Civil sospecharon que el teléfono podría contener información relevante para la investigación en curso, por lo que solicitaron las autorizaciones judiciales necesarias para acceder al aparato, concretamente a la agenda de contactos, a la galería de imágenes del teléfono, y a las aplicaciones de mensajería y de redes sociales.

Tras el estudio de la información contenida en el teléfono móvil, la Guardia Civil de Salobreña ha localizado imágenes de ciclomotores sustraídos, y ha obtenido pruebas en las redes sociales del joven investigado que demuestran que «se dedicaba de manera sistemática a la sustracción de ciclomotores para después venderlos desguazados».