Chapuza entre Ayuntamientos del PSOE para atacar a la Junta de Andalucía

«Si el Presidente del Gobierno plagió su tesis, por qué no van a plagiar los Ayuntamientos Socialistas las cartas boicoteando las medidas sociales de la Junta»

«No es No», esgrimía repetidamente Pedro Sánchez cuando aún se enfrentaba a Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados, y «No es No» es el argumento que muchos ayuntamientos socialistas siguen tomando ante iniciativas de populares y ciudadanos en la Junta de Andalucía, aunque sea solo por estar en contra de ellos, intentando dañar así medidas que apoyan al pueblo y que son favorables al interés general.

A tal extremo llega esta forma de intentar torpedear las medidas de la Junta de Andalucía por ayuntamientos socialistas, que son capaces hasta de copiar las cartas de unos sin cambiarles una coma, y como indica el propio Marcial Gómez, director general de Personas con Discapacidad e Inclusión de la administración andaluza: «Por no cambiar una coma, no cambian ni el destinatario».

Gómez ha compartido en redes sociales una nueva chapuza entre Ayuntamientos del PSOE con el objetivo de negarse a una medida, con tal desfachatez que demuestran así que los argumentos que utilizan no son los propios, sino los dirigidos desde arriba. ¿Cómo va a tener el Ayuntamiento de Armilla la misma problemática del Ayuntamiento de Chiclana que se basa en la Diputación de Cádiz y la FAMP? Han copiado desde Armilla, en Granada, el texto de un comunicado enviado desde el consistorio chiclanero, en Cádiz, a la Delegación de la Junta en Cádiz, para transmitirlo a su vez, a la Delegación de la Junta en Granada.

¿Cómo llega una carta que envía el Ayuntamiento de Chiclana a su delegación provincial de la Junta al Ayuntamiento de Armilla? Parece ser que en dicho asunto utilizan como documento base para contestar a las diferentes delegaciones dicha carta, y el resto solo tenían que copiar, pegar y cambiar algunos aspectos, pero en el municipio granadino no se percataron de cambiar partes tan reveladoras como la mención a la propia Diputación de Cádiz, o incluso al destinatario, pues ambos lo envían a Miguel Andreu Estaun, delegado Territorial en Cádiz de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación. Ni siquiera cambiaron en Armilla el nombre de a quien le debían dirigir el escrito correctamente, siendo la titular de dicho área  en Granada Ana Dolores Berrocal, y no su compañero gaditano Miguel Andreu.

Estos consistorios socialistas señalan en sus idénticos escritos (nunca mejor dicho), que no apoyan la medida de la Junta de Andalucía de las tarjetas monedero recargables. Hay que destacar que dichas tarjetas durante los próximos cuatro meses y con una cuantía de entre 150 y 250 euros en función del tipo de situación, beneficiarán a más de 26.000 familias vulnerables en Andalucía ante los efectos sociales y económicos provocados por la pandemia del coronavirus.

Advertisement

Juanma Moreno, indicó hace escasos días, referente a esta medida que el objetivo de este programa es facilitar medios de subsistencia a los que más lo necesitan, ha aseverado que el Gobierno andaluz va a trabajar de forma coordinada con las entidades del Tercer Sector y con los ayuntamientos, a través de los Servicios Sociales Comunitarios, para garantizar que estas ayudas lleguen a los que tienen que llegar y, además, no se produzcan duplicidades y se abarque al mayor número posible de beneficiarios.

Las respuestas en redes sociales a la publicación del director general de Personas con Discapacidad e Inclusión de la Junta de Andalucía, van encaminadas a la sorpresa, como el comentario efectuado por Ruth Martos, coordinadora del Instituto Andaluz de la Mujer en Granada: «Increíble, y lo peor es que me consta que hay militantes que ven está medida con buenos ojos, que la defienden con los argumentos que nosotros esgrimimos, pero cuando la máxima es el No por el No y la confrontación… Lo que hacen no es oposición, ni es política, ninguna utilidad».