Roban el bolso a una enfermera y queman su coche mientras estaba de guardia

Para el sindicato de enfermería, este suceso tiene «especial gravedad» ya que los delincuentes accedieron por «una zona prohibida»

El sindicato de enfermería Satse ha exigido al Distrito Sanitario Sevilla del Servicio Andaluz de Salud (SAS) el incremento de las medidas de seguridad en los puntos de urgencias de sus centros después de que una enfermera haya sido víctima este fin de semana, durante su guardia en el Centro de Salud Ronda Histórica, del robo de su bolso y del coche, que apareció posteriormente calcinado.

En un comunicado, Satse detalla que el día 8 de febrero le sustrajeron a una enfermera el bolso de la sala del centro de salud donde dejan sus pertenencias los profesionales durante su guardia en el Centro de Salud Ronda Histórica.

Indica que el bolso contenía las llaves de su vehículo, que también le robaron, apareciendo al día siguiente completamente calcinado en otra zona de la ciudad.

Para el sindicato de enfermería, este suceso tiene «especial gravedad» ya que los delincuentes accedieron por «una zona prohibida hasta la zona reservada para el personal mientras los trabajadores se encontraban atendiendo a la población en sus consultas».

Ante esta situación, Satse ha exigido a la dirección del Distrito Sanitario que tomen las medidas necesarias de seguridad en todos los puntos de urgencias que se mantienen abiertos los fines de semana y festivos tanto de 24 horas como los que abren solo turno diurno de 12 horas.

Estas medidas deben incluir contar con la presencia de guardias de seguridad, cámaras y la dotación de puertas, cerraduras y alarmas en las zonas de esta del personal.

De igual forma, ha reclamado a la Administración sanitaria que se implique en el asesoramiento profesional, jurídico y psicológico de la profesional afectada por este «grave suceso».

«Incremento de agresiones»

Satse alerta de que situaciones como esta «dejan en evidencia la inseguridad» con la que trabajan los profesionales del SAS en Sevilla, al igual que el «incremento de las agresiones en los centros sanitarios de la provincia».

Tal y como ya denunció el sindicato de enfermería, Sevilla fue la provincia con mayor número de agresiones durante 2019 con 388, de ellas 84 físicas, incrementándose además respecto a los últimos años.

De hecho, según los datos recopilados por Satse, entre 2016 y 2019 las agresiones a trabajadores del SAS en la provincia se han duplicado y presentan un continuo crecimiento con 194 registradas en 2016 (30 físicas), 242 en 2017 (67 físicas), 282 en 2018 (52 físicas) y las ya mencionadas 388 de 2019.

Por todo ello, concluye recordando al SAS su obligación de dotar a los centros sanitarios además de los medios necesarios para desempeñar su específica función asistencial, deben disponer también de medios y medidas de seguridad concretos que se dirijan a conseguir un nivel óptimo de seguridad en sus instalaciones mediante la vigilancia y protección de bienes muebles e inmuebles.

Añadiendo así, como la protección de las personas que puedan encontrarse en los mismos, los controles de identidad en el acceso o en el interior de inmuebles determinados, evitando la comisión de actos delictivos o infracciones en relación con el objeto de su protección.