El Barça remonta en el caos del Villamarín

Los azulgranas remontaron el tanto inicial de Canales y el posterior de Fekir para llevarse los tres puntos del Benito Villamarín 

El Real Betis no pudo lograr batir a un malherido Barça, que pese a no realizar un brillante partido, logró imponerse gracias a un gol de Lenglet en el tramo final del partido. Con esta derrota, los de Rubi se alejan a nueve puntos del sexto clasificado y dicen prácticamente adiós a su lucha por disputar competición europea la temporada que viene.

En el día que Setién volvía al Benito Villamarín, Rubi quiso poblar el medio del campo. La vuelta de William Carvalho le abría un abanico de posibilidades al técnico catalán, que decidió incluirlo en el centro junto con Canales, ambos un poco más adelantados que Guido Carrillo, con el objetivo de ahogar la circulación de pelota azulgrana.

Ni tres minutos llevaba el partido en juego cuando el VAR entró en escena.  Sánchez Martínez, que no la había pitado en un principio y tras ir a consultarlo a la pantalla, señaló una clara mano dentro del área de Lenglet. El elegido para transformarlo fue Canales, quién engañó a Ter Stegen para dar la campanada a los tres minutos.

Ante el rápido gol verdiblanco, Leo Messi no tardó ni cinco minutos en volver a nivelar el encuentro. El argentino sirvió un pase por encima de la defensa a Frankie de Jong que definió con toda tranquilidad ante Joel para poner el 1-1 en el marcador.

Tras unos locos diez primeros minutos, comenzó el guión de partido esperado en la previa. Los de Setién se hicieron dueños del balón, buscando siempre a un Messi que orquestaba el partido a su antojo ante la poblada defensa planteada por Rubi.

Corría el ecuador de la primera mitad cuando el Betis daría un golpe sobre la mesa. Guido Carrillo se hizo con la pelota en un intento de transición azulgrana que terminó en los pies de Fekir. Tras recibir el balón en carrera, el genio francés frotó la lámpara y se sacó un tiro perfecto cruzado imposible para Ter Stegen, poniendo al Betis por delante de nuevo.

El gol no hizo que el partido cambiase su guión, sino más bien todo lo contrario. El Betis aprovechaba cada mínimo error azulgrana para montar rápidos contragolpes que hacían mucho daño a la defensa visitante. El Betis estaba más a gusto que nunca en el partido, mientras que el Barça seguía dubitativo en el ataque y blando en defensa.

Cuando parecía que la primera mitad iba a ser del Betis, el Barça contra todo pronóstico volvió a poner las tablas en el marcador. Esta vez fue Sergio Busquets quién aprovecho una falta colgada por Messi para poner el 2-2 con su pierna izquierda en la última jugada.

La segunda mitad comenzó con la misma intensidad que terminó la primera. El Barça montó una buena jugada desde el costado derecho que terminó definiendo Leo Messi, pero Joel se hizo grande y evitó la remontada azulgrana en el primer minuto del segundo acto.

La falta de ocasiones propició que Rubi metiera piernas frescas dando entrada a Loren por Borja Iglesias, quién no terminó de encontrar su sitio en el partido. Justo tras la reanudación del cambio, otra vez Messi tras una gran jugada individual, puso a prueba a Joel que envió el tiro del argentino a córner.

El Betis seguía aguantando las constantes envestidas del Barça y más concretamente de Messi, que como si de un ‘deja vu’ se tratase, intentó el mismo gol que el año pasado le permitió ir nominado al premio Puskas, pero esta vez la pelota se fue rozando el palo izquierdo para alivio de un Villamarín que se quedó en silencio.

Ante la superioridad que comenzaba a mostrar el Barça, Rubi movió el banquillo de nuevo, pero esta vez fue más que un cambio de hombre por hombre. Carvalho dejó su sitio para que entrase Joaquín, que ocuparía la banda izquierda, dejando el centro para Aleñá, Canales y Guido Carrillo.

No había dado tiempo a que se asentara en el campo el nuevo planteamiento de Rubi cuando los peores presagios se hicieron realidad. Otra vez a balón parado el Barça se mostraba superior al Betis y puso el 2-3 por mediación de Clement Lenglet, que cabeceó a la red otra magnífica asistencia de Messi desde el costado izquierdo.

El partido terminó de explotar por completo tras la polémica expulsión de Nabil Fekir. El galo fue expulsado por doble tarjeta amarilla, la primera por una falta a Lenglet y la segunda acto seguido tras protestarle la decisión a Sánchez Martínez, que prácticamente sin pensarlo echó mano a su bolsillo para desnivelar por completo el encuentro.

Tras la expulsión bética, Lenglet  también cogió el túnel de vestuarios después de ver la segunda amarilla por una entrada sobre Joaquín. El partido se nivelaba a falta de algo más de diez minutos y los ánimos estaban a flor de piel en un Benito Villamarín que se convertía en un auténtico polvorín para afrontar los últimos minutos.

Los últimos compases del partido, con ambos equipos con diez jugadores, se convirtió en un auténtico ‘correcalles’. Mientras que el Barça seguía en su insistencia de sentenciar el partido, el Betis hacía un esfuerzo titánico para aguantar y luchar por tener la suya para nivelar el marcador.

Sin embargo, nada se movió y el Betis sucumbió en un partido que podría haber sido el punto y final en su lucha por entrar en puestos Europeos.

Real Betis: Joel Robles, Emerson, Mandi, Bartra, Álex Moreno, Guido Rodríguez (Tello 86′), William Carvalho (Joaquín 69′), Aleñá, Canales, Fekir y Borja Iglesias (Loren 61′).

FC Barcelona: Ter Stegen, Semedo, Lenglet, Umtiti, Junior (Jordi Alba 57′), Busquets, De Jong, Sergi Roberto, Vidal (Arthur 57′), Messi y Griezmann (Rakitic 89′).

Goles:   1-0. Canales, pen (5′).

             1-1. De Jong (8′).

             2-1. Fekir (26′).

             2-2. Busquets (45′).

             2-3. Lenglet (72′).

Colegiado: José María Sánchez Martínez, comité murciano. Amonestó a Lenglet (4′), Sergi Roberto (28′), Vidal (32′), Emerson (36′), Mandi (45′) y Busquets (56′). Expulsó a Fekir (76′) y Lenglet (78′).