Comienza la pre-Cuaresma en Jerez

El traslado del Señor de la Vía-Crucis marca el comienzo de la cuenta atrás a partir del lunes 11 de febrero

No nos referimos, no, a la Cuaresma propiamente dicha. En sentido estricto. O en sentido lato. No aludimos al comienzo de los cuarenta días que nos llevarán, como casi en volandas, a las fechas señaladas de la Semana Santa. No. Porque la Cuaresma, la Santa Cuaresma, tiene su inamovible jornada de inicio, jornada de cruz en la frente, jornada de reflexión, jornada de interiorización, en el tradicionalmente denominado Miércoles de Ceniza. Polvo eres y en polvo te convertirás. Tempus fugit.

Hoy traemos a este titular periodístico un periodo anterior en el calendario. Un tiempo tácito que antecede a la Cuaresma y que bien figura en el imaginario de los cofrades. De los cofrades que saben tomarle el pulso a la esencia de lo no escrito. Nos referimos a la pre-Cuaresma. Ese intervalo que sucede a la Navidad y antecede al tiempo Cuaresmal. Tiempo de antevísperas. Tiempo de revestimiento de tradiciones añejas, con sabor a lo inmarchitable.

En Jerez la pre-Cuaresma comienza con el edificante y solemne acto de traslado del Señor de la Vía-Crucis, titular de la Hermandad de las Sagradas Cinco Llagas -con sede canónica en la céntrica iglesia de San Francisco-, al altar mayor de cultos. Una convocatoria de recogimiento y piedad que no deja indiferente a nadie.

Será este lunes 11, a las ocho y media de la tarde. Plaza Esteve, un año más. Otra vez el rito de la memoria. Otra vez la nostalgia que renace. Otra vez la penumbra que alecciona. De nuevo el silencio y la oración se harán presentes como preámbulo del Solemne Quinario y Función Principal de Instituto que esta cofradía celebrará a partir del martes 12. Siempre a mayor gloria Dios.