La nieve cubrió buena parte de la Península este sábado tras el paso de la borrasca Filomena, que ahora amenaza con una ola de frío extremo. Ante esta situación, es importante tener en cuenta qué se debe hacer con la nieve que encontremos en la calzada. Si tenemos nieve en las casas, en nuestra terraza o en nuestro balcón, es importante retirarla para que no se convierta en hielo o para que no haga ceder la superficie debido al peso.

Eso sí, los expertos tranquilizan: tendría que haber más de 80 centímetros de nieve acumulada para empezar a preocuparse.

También se recomienda quitar la nieve de los coches aparcados, que podrían soportar un gran peso si la nieve acaba congelándose. Caso distinto es si nos quedamos atrapados en mitad de la nevada, como miles de conductores en la noche de este viernes.

Desde la Comunidad de Madrid, han pedido a los ciudadanos que, en la medida de lo posible, quiten la nieve de las calzadas para que no se congele. Para ello, debemos despejar la calzada con una pala y, después, echar sal.

Pero, ante todo, se debe limitar el máximo posible las salidas al exterior. Desde el Gobierno, insisten en que estos desplazamientos se limiten a motivos inevitables, abrigándose siempre de forma correcta y llevando el calzado adecuado.

Quitar la nieve del coche

¿Tu coche está cubierto de nieve y tiene hielo en el parabrisas? Antes de arrancarlo, has de tener en cuenta una serie de premisas para quitarle los efectos de la borrasca Filomena, algo que nos llevará un tiempo.

Lo más sencillo es retirar la nieve del vehículo. En función de la acumulación de copos en nuestro coche, será recomendable usar objetos como cepillos de goma que no dañen la carrocería.

Es importante quitar esta nieve, sobre todo, para evitar posibles accidentes en la carretera. Si esa nieve cae al coche que llevemos detrás, puede provocar una distracción fatal. El peso de la nieve también puede provocar daños en la carrocería.

Lo que más tiempo debería llevarnos es quitar el hielo del parabrisas delantero. Con el frío, el tiempo que tardan los calefactores en entrar en temperatura suele ser alto, así que conviene quitarlo a mano para no arrancar el coche y esperar a que desaparezca, una operación que puede tardar demasiado tiempo.

Para ello, es recomendable utilizar un rascador para quitar el hielo de la totalidad del cristal y tener un campo de visión óptimo.

Pero ojo, también hay cosas que no debemos hacer, como utilizar agua caliente. El contraste térmico puede hacer que la luna se parta, por lo que el remedio sería peor que la enfermedad. En resumen, antes de arrancar el coche hay que tener paciencia, utensilios adecuados y, como siempre, precaución.