Un gigante en territorio inhóspito

El Sevilla FC visita tierras cántabras para enfrentarse a la UM Escobedo de Tercera División, en el encuentro correspondiente a la segunda ronda de la Copa del Rey

El Sevilla FC visita este domingo a la Unión Montañesa Escobedo, equipo que milita en el Grupo III de Tercera División, en la segunda ronda de la Copa del Rey. Un rival en teoría asequible, pero que como ya se sabe en el Torneo del KO, los favoritismos no sirven para ganar partidos.

El Sevilla tendrá que luchar contra viento y marea para llevarse la eliminatoria para casa. En frente tendrá un rival muy inferior pero que contará con el apoyo de 1.500 fieles que abarrotarán el Eusebio Arce de Camargo. Todo el pueblo estará allí para animar a su equipo, y cuando es todo, es todo.

Este equipo, que luchó la pasada temporada por ascender a Segunda B,  pertenece al municipio de Camargo con una población de 1.500 habitantes, el municipio con menos población que aún sobrevive en la Copa del Rey. La ilusión entre sus ciudadanos es patente y se espera este partido como una autentica final.

A su favor no solo tendrán el apoyo incondicional de los suyos sino también el césped que será artificial. Un terreno de juego, que además, ha sido recortado en sus dimensiones para dicha cita. Por todo ello, el Sevilla tendrá que luchar contra los elementos si quiere salir vivo del infierno que se prepara en tierras cántabras.

Solucionar por la vía rápida la eliminatoria es el objetivo del Sevilla de Julen Lopetegui que no quiere sustos antes de tiempo. La temporada se encuentra en un momento clave, donde no hay cabida para los fallos, y menos ante rivales inferiores que puedan hacer tambalear el ambicioso proyecto sevillista. La Copa del Rey acaba de echar andar.

El final está lejos pero la ilusión de levantar un nuevo título a final de temporada debe estar presente en la cabeza y en el corazón de la plantilla sevillista. Los excesos de confianza, cuanto más lejos estén, mejor.