El alcalde de Granada, Luis Salvador, ha defendido la actuación de profesionales sanitarios, y administraciones públicas, incluyendo a la Universidad; en la lucha contra la pandemia del coronavirus.

Además, ha calificado de «dolorosas» pero «imprescindibles» las últimas medidas decretadas por la Junta. Estas suponen el cierre, desde este martes, de la actividad no esencial en la provincia ante las altas tasas de contagios por Covid-19.

En rueda de prensa con el primer teniente de alcalde de Granada, Luis González, el regidor, ha resaltado que hasta septiembre los indicadores granadinos evolucionaron razonablemente. Pero específico que «el 85 por ciento de ocupación» en el puente festivo del Pilar y la «llegada masiva» de estudiantes universitarios de fuera cambiaron la tendencia.

Luis Salvador se trasladará a Sevilla para abordar con responsables de la Junta el detalle de estas medidas y las ayudas que se pueden implementar para la economía local.

En este contexto, Luis Salvador ha vuelto a apelar a la necesidad de cumplir con las medidas decretadas por la Junta. «Aunque sean duras», el objetivo es evitar más «problemas importantes» en el sistema sanitario en semanas venideras.

Mensaje para «quedarse en casa»

Luis Salvador ha indicado, en este sentido, que la Junta pone en marcha, sin vulnerar el ámbito de sus competencias; unas medidas que suponen una «forma de practicar ese confinamiento». De esta manera, el alcalde ha hecho un llamamiento para que la población vuelva a «quedarse en casa» para «preservar» el sistema sanitario.

Aunque no ha precisado el alcance de las medidas en cuestiones como la apertura de los parques en la ciudad, Luis Salvador ha detallado que el Ayuntamiento seguirá funcionando en sus «servicios esenciales». Entre otras razones, los plazos administrativos no están suspendidos, y prescindirá de actividades que estén «fuera del mínimo exigible». Eso sí, en lo posible, se trasladarán al modo telemático.

Ha insistido en el «plan especial» que han de articular Gobierno, Junta y Ayuntamiento para la ayuda al sector servicios, comercios y hostelería en general. Todo ello tras cuantificar en 20,5 millones lo que corresponde a la ciudad de Granada del Real Decreto para hacer frente al impacto económico y social del coronavirus. Eso supone más de los 6,5 millones del fondo para financiar el déficit extraordinario de los servicios de transporte público.

Todo ello supondrá una ayuda para «tapar» un «agujero» en el Ayuntamiento de Granada. A ello hay que añadir la necesidad de «agilizar» el solicitado «paquete que dé respuesta a las necesidades reales en este momento de muchos ciudadanos» de sectores como el comercio y la hostelería.

En este sentido, el primer teniente de alcalde y concejal de Economía de Granada, Luis González; ha hecho hincapié en el papel del Ayuntamiento a la hora de canalizar ese «plan de urgencia» con otras administraciones como la Junta. Además de estar en permanente contacto con los sectores afectados, y partiendo de la base de que la situación económica del Consistorio no es «muy halagüeña».