El Conjunto Monumental de la Alhambra de Granada cerrará este martes, día 10 de noviembre, y hasta el próximo 23 de noviembre a la visita pública. Se trata del segundo cierre que realiza en un año; en el marco de las nuevas restricciones aprobadas por la Junta de Andalucía para frenar la expansión del Coronavirus. Además ha activado el sistema para reembolsar el dinero de las entradas que habían sido adquiridas para estas dos semanas para entrar en la Alhambra.

El monumento nazarí de La Alhambra ha abierto este lunes con normalidad y se prepara ya para el cierre obligado; una medida que también afectará a otros seis monumentos andalusíes; entre ellos el Bañuelo, el Palacio de Dar al-Horra, la Casa Morisca o la Casa de Zafra, que componen la ruta de la ‘Dobla de Oro’. Todo según han informado a Europa Press fuentes del Patronato de la Alhambra y el Generalife.

Reembolso de entradas

El monumento de Alhambra de Granada va a reembolsar de manera automática las 695 entradas vendidas para el periodo comprendido entre el 10 y el 23 de noviembre. Todo por un valor de 8.336 euros, de forma que el visitante de La Alhambra no tendrá que realizar ninguna gestión al respecto.

Con el cierre perimetral de Granada ya solo los residentes en la ciudad podían acceder estos días atrás a la fortaleza nazarí de Alhambra, considerada el monumento más visitado de España, que además ya había reducido su aforo con motivo de las restricciones que se han venido aplicando en las últimas semanas ante la alta tasa de contagios de coronavirus que acumula esta capital andaluza.

Será la segunda vez que la Alhambra cerrará sus puertas al visitante después de que ya lo hiciera el pasado marzo con la declaración del primer estado de alarma por la crisis sanitaria, tras lo que permaneció tres meses sin turistas hasta que volvió a reabrir el 17 de junio.

Cierre de bares y restaurantes

Los aproximadamente 3.500 bares y restaurantes de la provincia de Granada se preparan para el cierre obligado decretado por la Junta desde este martes. Y hasta el próximo 23 de noviembre en el marco de las nuevas restricciones aprobadas para frenar la expansión del Coronavirus. Han reclamado a las administraciones la puesta en marcha de «ayudas» que les ayuden a «resistir» esta situación de Coronavirus.

El presidente de la Federación Provincial de Empresas de Hostelería y Turismo de Granada, Gregorio García, ha censurado en declaraciones a Europa Press que la medida se haya anunciado con tan poco margen para que los negocios puedan sacar el género que aún guardan en sus cámaras frigoríficas. Esto se traducirá en pérdidas en bares y restaurantes, y lamenta que caiga en estos establecimientos la responsabilidad de los contagios.

«No tenemos ninguna culpa del contagio, somos donde menos se contagia la gente y los que más medidas hemos tomado», ha defendido el presidente de los hosteleros. Ha advertido de que, si no hay ayudas directas y supresión de impuestos y tasas «desde ya», el sector «no va a resistir». Esto incrementará el desempleo en el ya «de por sí tocado» ámbito hostelero y turístico, en el que de manera conjunta trabajan unas 15.000 personas de forma directa en la provincia.

Cobrar tasas de basura

«No nos pueden seguir cobrando tasa de basuras y aguas, seguros sociales, IBI y demás impuestos si nos obligan a cerrar bares y restaurantes en Granada», ha clamado García.

La patronal cree que buena parte del sector tratará de adaptarse a la comida a domicilio para intentar subsistir, aunque matiza que existen «muchas dudas y lagunas» a este respecto que la Administración debe resolver con rapidez; como la cuestión de si el cliente podrá entrar o no a un establecimiento a recoger la comida para llevar, ya que de lo contrario muchos negocios renunciarán a esta posibilidad.

Junto a ello, los empresarios reivindican que dar de comer es «un servicio esencial» y que el cierre completo podría haberse limitado a aquellos establecimientos que no tienen licencia de cocina; de forma que el golpe al sector hubiera sido mucho menor y la medida tendría «más credibilidad».