El consejero andaluz de Salud y Familias, Jesús Aguirre, ha manifestado que planteó al Ministerio de Sanidad la posibilidad de aplicar en Andalucía un toque de queda antes de las 22:00 horas. Sin embargo, esta medida no fue autorizada.

Desde este martes 10 de noviembre, el toque de queda en Andalucía será desde las 22:00 hasta las 7:00 horas. Este horario está dentro de la horquilla que ha autorizado el Ejecutivo nacional en el marco del estado de alarma.

En declaraciones a Canal Sur Radio, Aguirre ha manifestado, respecto a si la Junta de Andalucía hubiera aplicado un confinamiento domiciliario si tuviera competencias para ello, que «no necesariamente». «Tenemos que ir utilizando las armas que tenemos antes de llegar al confinamiento domiciliario».

Ha indicado que la Junta sí que ha planteado al Ministerio de Sanidad la posibilidad de adelantar el toque de queda a antes de las 22,00 horas; teniendo en cuenta que la actividad no esencial se cerrará, a partir de este martes, a las 18:00 horas. Sin embargo, la respuesta del Gobierno fue negativa.

El consejero ha insistido en que no puede entender la «gran disparidad de criterios» entre las comunidades a la hora de abordar la pandemia. En su opinión, el Gobierno central debería «mantener la cohesión interterritorial en la toma de decisiones». Además, debería «liderar» para que las medidas fueran los más cohesionadas posibles.

Sobre la situación en la provincia de Granada, con una incidencia de unos 1.200 casos por cada 100.000 habitantes; el consejero ha señalado que mientras que las medidas adoptadas son muy «drásticas, pero necesarias» porque hay que doblegar la curva de contagios.

Además, ha explicado que en la primera quincena de octubre se disparó el volumen de positivos. Principalmente, en la franja de edad entre los 15 y 29 años. Luego vino una ola de contagios en mayores de 60 años, lo que provocó el aumento de la presión hospitalaria.

Situación en los hospitales andaluces

En cuanto a la situación de los hospitales andaluces, donde hay 3.335 personas hospitalizadas por Covid, de las que 457 se encuentran en la UCI; ha querido dejar claro que en estos momentos hay «capacidad de absorción» y no hay ningún tipo de «colapso hospitalario». Eso sí, existe «mucha tensión hospitalaria» en Andalucía.

Según el consejero, en estos momentos se está mejor preparados y coordinados que en la primera ola. Ha manifestado que con el plan 4.500 se ha aumentado de forma exponencial la disponibilidad de camas en los hospitales en Andalucía. Ahora hay 15.275 camas en el sistema sanitario y se cuenta con 800 UCI más.

El consejero ha recalcado además que los datos que da la Junta a diario sobre la situación del coronavirus en la comunidad son «fiables al máximo» y no se «esconde ningún fallecido».

Asimismo, ha indicado que, ante esta segunda ola de la pandemia, la Junta de Andalucía ha hecho sus tareas. En este momento hay un estocaje de material de protección (mascarillas, guantes o EPIS) para seis meses.