La Guardia Civil ha desmantelado una organización criminal que introducía hachís en grandes cantidades en las costas de Almería mediante embarcaciones semirrígidas. Además ha detenido a 12 personas e intervenido 3.500 kilos de hachís; mientras que, además, ha detenido a los cuatro presuntos integrantes de otra organización que proporcionaba vehículos a diferentes organizaciones de narcotraficantes.

Según ha detallado en un comunicado, la operación ‘Agaporni’ se inició en febrero. En ese momento el Centro de Coordinación de Vigilancia Marítima (Cecorvigmar) de la Guardia Civil avistó una embarcación semirrígida de alta velocidad cargada de hachís; y que navegaba a media velocidad por las costas de Cartagena y se dirigía a las costas del levante almeriense.

La Central Operativa de Servicio de la Comandancia de la Guardia Civil de Almería, junto con el OCON-SUR coordinó el dispositivo formado por agentes del EDOA, OCON y GAR  Se organizó por si decidiera tomar tierra y alijar el hachís que lleva a bordo.

La embarcación se acercó a la playa del Embarcadero, en Los Escullos, y de madrugada alijó en la costa. Por que los efectivos integrantes del dispositivo intervinieron y detuvieron a diez personas. Además se incautaron de cuatro vehículos; 119 fardos de hachís que arrojaron un peso de 3.570 kilogramos. Y en la playa intervinieron 50 garrafas con 25 litros de gasolina cada una.

Desmantelar la organización

Por estos hechos, la Guardia Civil puso a disposición judicial a los detenidos y a los efectos incautados e inició la operación Agaporni para desmantelar la organización que había intentando introducir el alijo de hachís.

La Benemérita conoció que, aunque operaba en Almería, sus integrantes eran de la provincia de Sevilla. Por otro lado, de los cuatro vehículos aprehendidos; dos habían sido previamente sustraídos, por lo que fueron devueltos a sus propietarios. Y los otros dos su titular era una empresa catalana, dedicada al alquiler de vehículos.

Los investigadores realizaron diferentes pesquisas y conocieron que la citada empresa nada tiene que ver con la organización investigada; por lo que indagan en esclarecer esta circunstancia.

Finalmente, conocen que habría una organización ubicada en Toledo que proporcionaba vehículos a organizaciones criminales, que los automóviles los compraban y transferían a una empresa de alquiler de vehículos. Su titular nada tenía que ver con estas ilegalidades, con la supuesta connivencia de un gestor administrativo autorizado que facilitaba los trámites necesarios. De este modo si los vehículos eran detectados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad se les desvinculaba de ellos.

‘Modus operandi’

Una vez conocedores del «modus operandi» de la organización y del papel que desempeña cada uno de ellos, la Guardia Civil solicitó tres entradas y registros en Mocejón (Toledo) y una en Toledo, al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Almería.

Consecuencia de esta investigación la Guardia Civil ha desmantelado dos presuntas organizaciones, una de narcotraficantes y otra que abastecía de vehículos a ésta y a otras organizaciones. En total, se ha detenido a 16 personas, doce en Sevilla y cuatro en Toledo.

Entre los presuntos delitos que se les imputa se encuentran contra la salud Pública, tráfico de drogas, robo de vehículos, falsedad documental y pertenencia a organización criminal.

Además, la Guardia Civil se ha incautado de dos vehículos, recuperando otros dos que habían sido previamente sustraídos y aprehendiendo 3.570 kilogramos de hachís.

Operaciones anteriores

El Juzgado número 5 de Málaga ordenaba el ingreso en prisión de 17 de los 18 detenidos por la Guardia Civil en el marco de la operación ‘Vinculada’ contra el tráfico internacional de hachís, por la que se realizaron 12 registros domiciliarios en las provincias de Málaga y Cádiz, según han confirmado a Europa Press fuentes del instituto armado.

El otro arrestado, han precisado las mismas fuentes, ha quedado en libertad con cargos. En total en esta operación, que lleva desarrollándose meses, se ha arrestado a 36 personas, 18 en un primer momento y que, entonces, también ingresaron en prisión; y otras 18 el pasado jueves.

Ese día, a las 06.30 horas, 250 agentes de la Guardia Civil realizaron una docena de registros en ambas provincias. En el caso de Cádiz, en Algeciras y en Sanlúcar de Barrameda y en Málaga tanto en la capital, en concreto en las barriadas de Campanillas y Maqueda; como en las localidades de Cártama y en Fuengirola.

Además de los 18 detenidos, en la jornada del jueves se intervinieron más de 40.000 euros, 25 teléfonos móviles, garrafas de gasolina, dos armas y abundante documentación. A estos efectos, han precisado las mismas fuentes, hay que añadir lo incautado anteriormente en el marco de esta operación: más de una tonelada de hachís, seis embarcaciones y más de un millón de euros en metálico.