La Policía Local de Sevilla endurecerá las sanciones por botellones; dada la gravedad de la crisis sanitaria y la urgencia de adoptar medidas que puedan contribuir a la reducción de los contagios. Por ello, se empezarán a tramitar expedientes sancionadores contra el consumo de alcohol en la vía pública que alcancen los 300 euros; el máximo legal permitido.

Esa cuantía se aplicará en los casos en que los agentes consideren de «especial gravedad» por el elevado número de personas; la falta de medidas de seguridad; o su incidencia sobre la salud pública. Hasta ahora, se aplicaba por norma una sanción de 100 euros, detalla el Ayuntamiento en un comunicado.

4.000 multas por botellones 

Esta iniciativa supone «un paso más» en la lucha contra los botellones en Sevilla, para las que ya se haya puesto en marcha un dispositivo de control que roza ya las 4.000 sanciones; y que, previsiblemente, superará las 5.000 en este año; «lo que supone multiplicar por cuatro las denuncias realizadas el año anterior»

«Hemos puesto en marcha un amplio dispositivo; se ha adelantado el horario de cierre de los parques; se han multiplicado las denuncias y aun así sigue habiendo concentraciones en la vía pública para el consumo de alcohol que suponen un grave riesgo para salud«.

Por este motivo, «hemos decidido que, dada la gravedad de la situación, vamos a actuar con la máxima contundencia que nos permite la ley»; ha explicado el delegado de Gobernación y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera.

Las denuncias por consumo de alcohol en la vía pública se basan en la Ley 7/2006, de 24 de octubre, sobre potestades administrativas en materia de determinadas actividades de ocio en los espacios abiertos de los municipios de Andalucía.

La permanencia y concentración de personas que se encuentren consumiendo bebidas o realizando otras actividades que pongan en peligro la pacífica convivencia ciudadana, es una infracción de carácter leve tipificada en el artículo 8 de la mencionada ley; y lleva aparejada una sanción que, según el artículo 9.1.c, puede oscilar desde el apercibimiento hasta una multa de 300 euros.

Sevilla suele imponer 100 euros

En el caso del Ayuntamiento de Sevilla suele imponer sanciones de 100 euros (que si se aplica la reducción por pago anticipado, queda en 60 euros). Por este motivo, se plantea ahora, dada la gravedad de la situación y el riesgo que suponen estas concentraciones para la población; que puedan elevar a la máxima cuantía dadas las circunstancias excepcionales que se están produciendo.

Esta medida está diseñada para complementar el trabajo que se viene realizando desde hace meses para evitar las concentraciones de jóvenes y el consumo de alcohol en la vía pública; al ser situaciones de grave riesgo para la salud ante la pandemia por el Covid-19.

Este amplio dispositivo sumaba, hasta el mes de septiembre, un total de 3.758 denuncias; cifra que se incrementarán, previsiblemente, hasta superar las 5.000 este año. Esto supone casi multiplicar por cuatro las 1.700 denuncias con las que se cerró el pasado ejercicio.

«Estamos poniendo en marcha todos los recursos posibles para frenar unas actitudes incívicas que en estos momentos son un riesgo para toda la población. Las recomendaciones sanitarias son claras y contundentes y establecen que hay que acabar con este fenómeno. Nunca antes en la ciudad hubo un dispositivo tan amplio de control ni unas cifras tan elevadas de denuncias», ha concluido Cabrera.