El Consejo de Ministros ha aprobado, en su reunión de carácter extraordinario de este viernes, la declaración del estado de alarma para restablecer las restricciones a la movilidad en la Comunidad de Madrid que fueron tumbadas por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) –y que implicaban el confinamiento perimetral de la capital y de otros nueve grandes municipios.

En la conversación que han mantenido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; pasadas las 12.00 horas el jefe del Ejecutivo le ha trasladado que hay que proteger la salud pública ya y que se aprobará el Estado de Alarma. No obstante, han acordado que en los próximos 15 días los equipos seguirán hablando de los escenarios.

Esta decisión se produce después de que Ayuso haya llamado al presidente del Gobierno después de haber comenzado ese Consejo de Ministros extraordinario. A pesar de que el jefe del Ejecutivo, «por cortesía», decidió retrasar esta reunión desde las 8.30 hasta las 12.00 para darle más tiempo.

Estas fuentes explican que la vicepresidenta primera Carmen Calvo, que ha presidido la reunión del Consejo de Ministros, en ausencia de Sanchez –que estaban en Barcelona con el Rey– se ha puesto en contacto con Aguado para comunicarle que acababa de arrancar el Consejo de ministros y que la Presidenta no había llamado al Presidente.

Pedro Sánchez avisó a Ayuso

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, telefoneó este jueves a Ayuso, a su regreso de su viaje a Argelia. En la citada llamada le trasladó que, tras decaer por decisión judicial las medidas dictadas por el Ministerio de Sanidad a través de una orden en el Boletín Oficial del Estado (BOE), no cabía otro escenario que volver a aprobarlas con un nueva «cobertura jurídica».

Isabel Díaz Ayuso

Para ello, planteó a Ayuso tres posibilidades y, tras solicitar la presidenta madrileña «un poco de tiempo», según las fuentes consultadas; Sánchez le dio de plazo hasta la mañana de este viernes, en principio, hasta las 12.00 horas.

Ofrecieron a Ayuso que decidiera si quería ser ella la que tomara la iniciativa, mediante un acuerdo con el Gobierno. En el caso de que la presidenta se niegue, será el Ejecutivo el que decrete el estado de alarma.

Un estado de alarma con las misma restricciones que se habían tumbado

Eso sí, el Gobierno ha dejado claro que, en cualquiera de los casos, las medidas de confinamiento perimetral y demás normas que se aprueben serán exactamente las mismas que ya se venían aplicando; pues lo único que cambiaría «sería el instrumento legal por las que se adoptan. Es decir, la cobertura jurídica», después de que el el TSJM determinara que la ley utilizada por Sanidad en su orden «no contiene una habilitación legal para el establecimiento de medidas limitativas de derechos fundamentales».

En concreto, Sánchez planteó a la presidenta madrileña tres opciones. La primera de ellas, es que la Comunidad de Madrid, «como autoridad competente en materia sanitaria»; dicte una Orden al amparo de lo establecido en el artículo 3 de la Ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública.

Este artículo establece que, «con el fin de controlar las enfermedades transmisibles, la autoridad sanitaria podrá realizar las acciones preventivas generales. Además, podrá adoptar las medidas oportunas para el control de los enfermos, de las personas que estén o hayan estado en contacto con los mismos y del medio ambiente inmediato. Así como las que se consideren necesarias en caso de riesgo de carácter transmisible».

La segunda opción que planteó Sánchez es que sea Ayuso la que solicite la declaración del estado de alarma. En este escenario el Gobierno de España conjuntamente con la Comunidad de Madrid lo declare y ratifique las medidas en cuestión.

El presidente del Gobierno puso a disposición de las Comunidades Autónomas el pasado mes de agosto la posibilidad de pedir un estado de alarma individualizado. Para así defender su aplicación, así como sus posibles prórrogas, en el Congreso. Formaba parte de su estrategia de cogobernanza con las Comunidades Autónomas en la gestión de la pandemia.

La Comunidad de Madrid rechaza el Estado de Alarma del Gobierno

La Comunidad de Madrid ha presentado una propuesta que busca restringir, a través de una orden, la movilidad en 51 zonas básicas de salud y baja los criterios de 1.000 contagios de incidencia acumulada en 14 días por 100.000 habitantes a 750.

Así lo ha detallado el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, en una rueda de prensa telemática. Todo tras la reunión de trabajo mantenida durante toda la mañana de este viernes, en la Real Casa de Correos, liderada por la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso.

«La Comunidad tiene un plan contra el coronavirus y este plan, con la máxima humildad y prudencia, es un plan que está funcionando. Lo llevamos ejecutando desde hace semanas. Está basado en las zonas básicas de salud, que es el elemento sanitario de monitorización y control que nos permite tomar las decisiones estratégicas más favorables para contener el virus», ha manifestado.

Las zonas básicas de salud con medidas se encuentran en 15 municipios de los 179 de la región: Madrid capital, Alcobendas, Alcorcón, Aldea del Fresno, Villa del Prado, Arganda del Rey, Collado Villalba; Colmenar Viejo, Coslada, Fuenlabrada, Getafe, Leganés, Parla, San Sebastián de los Reyes y Torrejón de Ardoz.

En concreto, en Madrid capital hay diez distritos con zonas afectadas: Abrantes, Antonio Leyva, Comillas, Los Cármenes, Puerta Bonita y San Isidro (Carabanchel); Lavapiés (Centro); Doctor Cirajas (Ciudad Lineal); Virgen de Begoña (Fuencarral El Pardo); Vinateros Torito (Moratalaz); Alcalá de Guadaira, Ángela Uriarte, Campo de la Paloma, Entrevías, Federica Montseny, Martínez de la Riva, Numancia, Peña Prieta, Portazgo, Pozo del Tío Raimundo, Rafael Alberti y San Diego (Puente de Vallecas); Almendrales, Las Calesas y Zofío (Usera); Vicálvaro-Artilleros (Vicálvaro), Villa de Vallecas (Villa de Vallecas); Alcocer, El Espinillo, San Andrés y San Cristóbal (Villaverde).

En el resto de municipios las zonas básicas seleccionadas son: Isabel II, Pintores y San Blas (Parla); Reyes Católicos (San Sebastián de los Reyes); Las Fronteras (Torrejón de Ardoz); Miraflores (Alcobendas); Doctor Trueta y Miguel Servet (Alcorcón), Villa del Prado (Villa del Prado y Aldea del Fresno); Arganda del Rey (Arganda del Rey); Sierra de Guadarrama (Collado Villalba); Colmenar Viejo Norte (Colmenar Viejo); Valleaguado (Coslada); Alicante, Cuzco y Francia (Fuenlabrada); Las Ciudades, Las Margaritas y Sánchez Morate (Getafe); y Marie Curie (Leganés).

Estas zonas básicas afectan a una población de 1.091.295 madrileños, que representan a un 16,4 por ciento del total de habitantes pero que en estos momentos concentran el 24,4 por ciento de los contagios de toda la región, ha señalado el Gobierno regional.

De este modo, se incorporarán 18 zonas nuevas y se levantan las restricciones en 13 que estaban anteriormente y donde se ha registrado «una clara mejoría».

Aparte de la incidencia acumulada de 750 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días, los criterios de la Dirección General de Salud Pública para establecer estas contemplan también la tendencia estable o creciente; y la contigüidad geográfica que facilite el control perimetral de la movilidad.

En su momento la Dirección General de Salud Pública estableció el criterio de 1.000 casos por 100.000 habitantes cuando había una incidencia media en la región de en torno a 750 casos; pero establece ahora el umbral de 750 casos para las zonas afectadas, cuando en estos momentos la Comunidad de Madrid registra una incidencia acumulada de en torno a 500 casos a 14 días.