La Policía Nacional han detenido en Vélez-Málaga a un fugitivo belga. A las autoridades españolas le constaba una Orden Europea de Detención interpuesta por la policía belga por agredir sexualmente a dos niñas.

Las investigaciones comenzaron cuando los agentes tuvieron conocimiento de la presencia del fugitivo en la localidad de Málaga.

Además, las autoridades belgas informaron de su peligrosidad. Su localización y detención eran de gran relevancia para la Fiscalía de Bélgica.

Al día siguiente, y tras diversas gestiones, los investigadores establecieron un dispositivo de vigilancia en las inmediaciones por donde solía acudir el fugitivo. Tras ser localizado se procedió a su inmediata detención.

Las gestiones policiales permitieron conocer que el fugitivo no tenía un domicilio concreto. Vivía en su vehículo particular donde guardaba todos sus enseres básicos, como un saco de dormir, ropa y víveres.

Los hechos delictivos que han propiciado su detención se remontan al periodo comprendido entre el 2007 y el 2009. En ese intervalo de tiempo, el fugitivo agredió sexualmente a dos niñas de 11 y 12 años.

Previamente, entre los años 2000 y 2003, cometió otras agresiones sexuales a mujeres en la localidad belga de Ravels. El fugitivo fue liberado de prisión en 2019 para ser tratado por sus trastornos sexuales.

El 30 de julio de ese mismo año logró huir del Hospital Psiquiátrico, manteniéndose desaparecido hasta su detención.