‘Hormigas blancas’ sigue reinando en la noche de los domingos… Hasta ahora. Hasta el próximo domingo 13, que se despide. La caja tonta no lo es tanto y ha aprendido a seleccionar productos impulsados por el índice de audiencia.

La pequeña pantalla es atractiva cuando anochece el día del Señor. No todo es fútbol en las últimas horas del séptimo día de la semana. Y no porque el deporte rey haya perdido enteros…

Este pasado domingo día 6 los telespectadores se las prometían muy felices porque precisamente hubieron de debatirse entre una elección difícil.

Por un lado ‘Hormigas blancas’ en Telecinco, que proponía un largo recorrido por la vida y obra del rey emérito Juan Carlos I. No faltaron las referencias a la vida familiar (sobre todo a su relación matrimonial con la durante tantos años ejemplar reina de España doña Sofía).

Pero de otra parte Cuatro apostaba a caballo ganador con el regreso de Iker Jiménez. El periodista “del misterio” volvía por sus fueros, con renovados bríos, y toda la certeza de su verdad a propósito de la pandemia del coronavirus. Ha sido el informador rebelde de este virus que mantiene en vilo y en jaque a la Humanidad.

El competidor de ‘Hormigas blancas’ volvía a la pantalla plana de todos los hogares después de seis meses. Ha tenido que luchar contra viento y marea para hacer prevalecer su verdad, que a la postre es la de la práctica totalidad de los científicos consultados y entrevistados en su mesa de debate (algunos de los cuales ya alertaron en ‘Cuarto Milenio’ a finales de enero de cuanto sobrevenía a España, pese a tantísimos oídos sordos de las autoridades competentes entonces).

Iker ofreció este pasado domingo un programa de vellos de punta. ‘El origen’: se adentró además en un relato cronológico de todos los hechos. Hasta trasladó virtualmente al espectador a los laboratorios de Wuhan y a su próximo -y peligrosísimo- mercado donde el marisco convivía con ratas peladas, zorros, murciélagos y otros animales de tan desagradable presencia. Las sangres de unos y otros, e incluso la matanza in situ, derramaba combinación de flujos altamente peligrosos.

De otro lado, a la misma hora, la figura del rey emérito Juan Carlos estaba siendo radiografiaba por especialistas en la materia, desde la nostalgia y la hemeroteca y los archivos audiovisuales, en Telecinco. Morbo y oficialidad dándose la mano a tientas en un programa que también logró buenos números de audiencia.

El próximo domingo 13 de nuevo ambos espacios se verán las caras en la misma franja nocturna. Será la última vez. ‘Hormigas blancas’ dedicará su emisión a la figura -vida y obra- de Camilo Sesto mientras Iker Jiménez anuncia un nuevo programa de más de tres horas bajo el título de ‘Horizonte’ igualmente dedicado a toda la realidad presente y ahora futura del coronavirus. A partir del domingo 20 ‘La última cena’ sustituirá a ‘Hormigas blancas’.