Agentes de la Guardia Civil pertenecientes a la Sección Fiscal de la Aduana de Algeciras han detenido a un ciudadano marroquí como presunto autor de un delito contra la salud pública. El infractor desembarcaba con un camión procedente del puerto de Tánger, después de hallar en su vehículo 2,8 kilos de hachís y 65 relojes falsificados de alta gama.

Según ha explicado la Guardia Civil en una nota, el ahora investigado, único ocupante del vehículo, levantó las sospechas de los guardias civiles del resguardo fiscal. El individuo se mostró visiblemente nervioso durante su actuación y ante las preguntas de los agentes.

Después de una laboriosa inspección del vehículo, apoyados por un componente del Servicio Cinológico, se constató la existencia de 27 envoltorios adheridos a los bajos del remolque. Y en el interior del salpicadero 65 relojes falsificados de alta gama, con un valor comercial aproximado de 273.500€. Finalizada la inspección, y después del pesaje de la droga intervenida, arrojó un peso total de 2.800 kilogramos.

Al detenido se le investiga por la comisión de un presunto delito contra la salud pública. Por tráfico de drogas y otro contra la propiedad industrial. Ha sido puesto a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de Guardia de Algeciras.