La incidencia de las patologías respiratorias con el inicio del curso escolar podría disminuir gracias a las medidas adoptadas contra la Covid-19, según expertos en el ámbito sanitario.

En este sentido, la especialista en pediatría del hospital Quirónsalud Sagrado Corazón, María José Lirola, afirma en un comunicado que la incidencia de dichas patologías, propias del otoño e invierno, podrían ser menores como consecuencia de las normas adoptadas «para protegernos del coronavirus».

«Las bacterias y virus típicos de esta época tienen un modo de transmisión similar al del coronavirus, a través de los fluidos de garganta y nariz (mocos, estornudos, saliva) y por el contacto con superficies infectadas mediante las manos», señala. «Durante la pandemia, ya se han visto reducidas de forma significativa este tipo de infecciones, dado que los niños no han convivido con otros niños durante casi tres meses y además cuando se ha levantado el confinamiento han salido a la calle con medidas de protección como la mascarilla y la higiene constante de manos».

La especialista opina que el comportamiento será el mismo con el inicio del curso. Los niños «asimilan muy bien los cambios, se adaptan mejor que los mayores, por lo que seguirán con las rutinas de higiene adquiridas durante estos meses y evitarán en cierto modo el contacto físico con los otros niños y continuarán con sus mascarillas».

Estas circunstancias unidas a las medidas de distanciamiento social entre alumnos y zonas de juego y de refuerzo de seguridad de los centros escolares, harán que los contagios sean menores y que veamos en las urgencias y consultas un menor número de pacientes con las infecciones respiratorias más comunes en esta época otoñal.

Aconseja estar muy atentos a los padres ante los síntomas

La infección por el coronavirus SARS-CoV-2 provoca síntomas superponibles a otras muchas infecciones virales. Así, la doctora Lirola aconseja a los padres estar atentos a síntomas como fiebre, dolor de cabeza, dolor de garganta, tos, vómitos, diarrea o manchas en la piel. En este caso, es recomendable «no llevar al niño al cole y acudir al pediatra para verificar un diagnóstico para no contagiar al resto en caso de confirmarse la Covid».

En cuanto a la incertidumbre de los padres, la pediatra entiende que es «totalmente comprensible» y aconseja actuar frente a los niños con total normalidad, sin transmitirles esa angustia e inseguridad a sus hijos, ya que ellos han asumido las nuevas normas.

«La mayoría de los niños se han contagiado dentro del ámbito familiar, por lo que debemos comportarnos con la misma responsabilidad dentro de nuestras casas», concluye.