El triunfo es la actitud. Ese es el mensaje tras el meritorio séptimo puesto que ha conseguido Julia Sánchez en el campeonato de España de ciclismo. La actitud de la jerezana ha sido encomiable de principio a fin. 

Su compromiso y entrega en el Campeonato de España le han permitido llegar en séptimo lugar en el sprint final, todo un éxito para la delegación andaluza. 

Sin embargo, Julia ha tenido que lidiar con todo tipo de problemas antes de llegar a la meta. No ha sido precisamente un camino de rosas.

En la prueba ,celebrada en Mallorca, ha tenido que remar contra corriente después de que se produjese una gran montonera en el km. 54. La caída se produjo cuando rodaban a más 50 km/hora, quedando sepultada por un gran número de ciclistas. La joven jerezana tuvo que ser  rescatada por el seleccionador andaluz del amasijo de bicicletas y ciclistas.

Al reanudar la competición, su bicicleta estaba hecha añicos: con triple rotura del cuadro. Siniestro total. En ese instante, su compañera de selección, Paola Fernández, le prestó la suya iniciando una dura persecución para alcanzar al pelotón que transitaba a más de dos minutos.

A falta de 20 km alcanzó al pelotón que estaba controlado por las selecciones de Madrid, Baleares y Castilla-León. Una persecusión que sino le valió para hacerse con el campeonato de España, si para lograr un meritorio séptimo puesto en la prueba más exigentes del panorama nacional.