Los líderes de PP y Vox, Pablo Casado y Santiago Abascal, han reprimido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al mostrar su pésame por el suicidio del etarra Igor González.

El episodio tuvo lugar en el Pleno del Senado, cuando Sánchez lamentó «profundamente» el «suicidio» de este preso de la organización terrorista ETA.

Los líderes de la oposición no han pasado por alto estas palabras de Sánchez y han aprovechado la sesión de control al Gobierno en el Congreso para reprocharle su pesar por la muerte de un etarra. Casado lo ha hecho entre las críticas al Gobierno por su actuación durante las últimas semanas pese a que el PP lleva seis meses «tendiendo la mano». «Y ahora condena la muerte de etarras», ha lamentado.

El secretario general de los ‘populares’ también ha aprovechado el asunto para recordar al presidente que «ETA es una banda terrorista, no una banda de música». «Le gusta insultar al PP pero a sus socios le cuesta describirlos», ha acusado.

Cómplices de Investidura

Por su parte, el líder de Vox ha hecho referencia al asunto durante su ‘rifirrafe’ con el jefe del Ejecutivo, afeándole el pésame por la muerte de «uno de sus cómplices de investidura» después de una vida dedicada «al terrorismo».

Tampoco ha pasado por alto el tema la líder de Ciudadanos pese a que su preguntaba iba dirigida a la ministra de Educación, Isabel Celaá. Arrimadas ha aprovechado para pedir al Gobierno «más empatía» con las víctimas de ETA que con «sus verdugos», algo que cree que les debería dar «vergüenza».