AstraZeneca ha decidido pausar el ensayo de la vacuna para el Coronavirus. Todo ello debido a la aparición de «una enfermedad inexplicable» en uno de los participantes.

«Como parte de los ensayos globales, nuestro proceso de revisión estándar ha pausado la vacunación para permitir la revisión de los datos de seguridad», ha indicado la compañía en un comunicado.

«Es una acción rutinaria que tiene que hacerse siempre que haya una enfermedad potencialmente inexplicable en uno de los ensayos», ha añadido AstraZeneca.

La farmacéutica ha agregado que, en los ensayos grandes, «las enfermedades aparecerán por casualidad». Sin embargo, en estas condiciones «deben ser revisadas para comprobar los datos cuidadosamente».

En este contexto, AstraZeneca ha asegurado que trabaja para «acelerar la revisión» de este «evento único».

Asimismo, ha asegurado que está «comprometida» con la «seguridad» de los participantes en el estudio. Al mismo tiempo ha destacado los «más altos estándares de conducta» de sus ensayos.

Sintomas Covid-19

Los síntomas más habituales de la COVID-19 son la fiebre, la tos seca y el cansancio. Otros síntomas menos frecuentes que afectan a algunos pacientes son los dolores y molestias; la congestión nasal, el dolor de cabeza, la conjuntivitis, el dolor de garganta; la diarrea, la pérdida del gusto o el olfato; así como las erupciones cutáneas o cambios de color en los dedos de las manos o los pies. Estos síntomas suelen ser leves y comienzan gradualmente. Algunas de las personas infectadas solo presentan síntomas levísimos.

La mayoría de las personas (alrededor del 80%) se recuperan de la enfermedad sin necesidad de tratamiento hospitalario. Alrededor de 1 de cada 5 personas que contraen la COVID‑19 acaba presentando un cuadro grave y experimenta dificultades para respirar. Las personas mayores y las que padecen afecciones médicas previas como hipertensión arterial, problemas cardiacos o pulmonares, diabetes o cáncer tienen más probabilidades de presentar cuadros graves.

Sin embargo, cualquier persona puede contraer la COVID‑19 y caer gravemente enferma. Las personas de cualquier edad que tengan fiebre o tos y además respiren con dificultad, sientan dolor u opresión en el pecho o tengan dificultades para hablar o moverse deben solicitar atención médica inmediatamente. Si es posible, se recomienda llamar primero al profesional sanitario o centro médico para que estos remitan al paciente al establecimiento sanitario adecuado.