La exportavoz del PP en el Congreso de los Diputados Cayetana Álvarez de Toledo ha cargado este martes 8 de septiembre contra el PP por relegarla en la Cámara Baja y no permitirle formar parte del 50 por ciento de diputados que acuden a los Plenos y Sesiones de Control de forma presencial.

En un nuevo canal en ‘Youtube’ en el que se estrena como ‘diputada rasa’ con un mensaje desde su nuevo despacho en el Congreso, Álvarez de Toledo ha explicado que aprovechará este medio para trasladar su actividad en la Cámara Baja, ejercer «su responsabilidad ante los electores» y «ensanchar los márgenes de libertad del parlamentario».

En su primer mensaje desde este nuevo canal, ha censurado el papel que le ha otorgado el partido de Pablo Casado desde que el pasado mes de agosto acordó relevarla como portavoz en el Congreso.

Así, ha explicado que la semana pasada pidió formar parte del 50 por ciento de diputados que pueden asistir de manera presencial al Pleno y a las Sesiones de Control pero no se le ha permitido.

Según ha concretado, la dirección del partido le explicó que únicamente se permitirá la asistencia de los 44 diputados «más importantes» del Grupo Parlamentario.

«Yo sigo pensando que la política puede ser una actividad adulta, digna y de calidad», ha apostillado al respecto.

Igualmente, ha indicado que solicitó formar parte de la Comisión Constitucional del Congreso y de Política Territorial, Justicia, Exteriores o Igualdad pero al día siguiente ‘Génova’ adelantó que integraría las comisiones de Hacienda, Unión Europea y de Ciencia y Universidades.

Canal de Youtube

La diputada del PP ha explicado que abre este canal, registrado como ‘CATilinarias I/Los cuarenta y cuatro’ en un guiño a Cicerón, porque sigue «empecinada» en contribuir a una nueva mayoría constitucionalista en Cataluña y cree que la política puede ser «inteligente, digna y de calidad».

Según concreta, esta vía de comunicación servirá para reflexionar sobre los grandes temas de la actualidad e informar de su actividad en el Congreso y le permitirá «ensanchar los márgenes de libertad del parlamentario».

«La nuestra es una democracia con partidos fuertemente jerarquizados y eso merma la libertad, el perfil y la voz de los parlamentarios y, por tanto, también su responsabilidad directa ante los electores y su capacidad de presentación», argumenta al respecto.