“Ella es una madraza y tú una mala madre”

‘Lazos de sangre’ coloca frente a frente a Rocío Carrasco y Lara Dibildos

Una nueva entrega de ‘Lazos de sangre’ en la 1 de TVE. La presente temporada está rompiendo moldes en cuanto a la audiencia aunque en mayor medida en lo referente al morbo mediático de la incorporación de Rocío Carrasco al plantel de analistas y contertulios. Rocío, para mal, no está dejando indiferente a nadie.

Comenzando por su look -transgresor/rompedor (que además en absoluto la favorece)-. Y asimismo por su manera de expresarse: con cierto deje de altivez, al decir de algunos profesionales de la materia. En esta edición el programa se ha dedicado a la gran figura indiscutible de Laura Valenzuela, primera presentadora de la historia de la televisión.

Rocío Carrasco tuvo frente a frente a Lara Dibildos, en directo y por vídeollamada. La hija de la más grande tuvo a bien dedicarle unas palabras cuyo mensaje siempre quiso pronunciar en público. Ocasiones, de hecho, ha tenido. Quizá -¿quizá?- ahora era el momento de hacerlo. Al margen del tufo de oportunismo que pudiera desprender.

Dijo: “Llevo años queriendo agradeceros… Tengo un recuerdo maravilloso en mi vida, dentro de un momento horroroso, y es la aparición tuya y de tu madre en Houston. Aparecisteis en esa habitación, recuerdo cuando os vi y fue un momento muy bonito, un soplo de aire, una mano amiga, un cariño y un amor”. Rocío procura contenerse aunque no puede disimular la emoción. Ni tampoco debe hacerlo.
Lara Dibildos la escucha atentamente.

Y recuerda cómo talmente fue ese día: su madre y ella estaban en el centro médico en el que Rocío Jurado luchaba heroicamente contra el cáncer. Asistieron por una revisión y aprovecharon para visitar a Rocío Jurado y su familia. “Es que Houston está muy lejos…”, le ha respondido sin querer entrar en mayores detalles pero haciéndole saber que sus palabras le han llegado.

Advertisement

Y llega un ‘zasca’ cariñoso -gracioso- de Lara a Rocío Carrasco: la hija de Laura Valenzuela hace el amago de despedirse. El intento. Pero Boris la frena -un Boris que por cierto está bordando su papel como conductor del espacio televisivo-.

Boris, sí, la frena: “No te vayas, hay más sorpresas después de lo que te ha dicho Rocío”, ha dicho el presentador, y Lara, con una simpatía muy natural, ha respondido: «¿Qué me vais a tener toda la noche aquí? ¡Pues haberme llevado! Mandarla a casa (a Rocío) y voy yo, me hago el mismo moño…». Sus palabras desataron las risas en el plató.

Rocío Carrasco, en tono afectivo, desarrolló un paralelismo entre su vida y la de la propia Lara Dibildos, incluso en estancias de diferentes lugares que coincidieron a la misma vez y hasta prácticamente en el momento de ser madres.

Sin embargo las redes sociales no exaltaron ni aplaudieron en ningún momento la intervención de Rocío. Un internauta afirmó: “Ella es una madraza y tú una mala madre”.

sierra nevada