Es meritorio lo suyo. Y exitoso, televisivamente hablando. Por más que de un tiempo a esta parte crezcan los chistes y los memes referidos a la longevidad del programa y, asimismo, al perfecto estado de conservación física de nuestro protagonista: Jordi Hurtado. Es el presentador de mayor antigüedad consecutiva en televisión. Es fiel, año tras año, a su plató de San Cugat. Con el imparable y permanente ‘Saber y ganar’.

Lleva, sí, dos décadas, más de veinte años, al frente de este programa que se emite en La2 de RTVE. Ya es sexagenario Jordi, ha cumplido los sesenta, pero su físico permanece invariable. Se ha especulado por largo, entre bromas y veras, sobre su particular secreto de la eterna juventud. Se ha dicho de todo, hasta incluso versiones rocambolescas. Los más surrealistas y bromistas han explicado en redes sociales que el catalán dormía en un congelador y que solo salía del mismo para ir a plató. Literalmente.

Otros contaban que había sido clonado en tanto desapareció hace años, y así un suma y sigue de teorías que ni ocupan ni preocupan ni alteran ni inquietan al presentador, tal y como manifestó en Ben Trobats, el exitoso magazine de La Xarxa que conduce y presenta Clara Tena y subdirige David de Dios: “Estoy acostumbrado a lidiar con estas cosas y, la verdad, es que algunas me hacen reír”. A la pregunta de si se planteaba abandonar uno de los programas decanos de la televisión nacional, explicó: “Para nada. Pienso seguir hasta que el cuerpo aguante”.

¿Cuál es el secreto de Jordi hurtado?

El secreto no proviene del más allá. El secreto no es divino. El secreto de la llamada eterna juventud de Jordi obedece clara y llanamente a una vida ordenada y de costumbres sanas. Y es que lleva una dieta equilibrada, camina con regularidad y en su hoja de ruta no están contemplados los excesos. Ni los abusos. Nada.

Es más: hace años que siempre que puede se escapa al balneario de Archena, en Murcia, cuyas aguas minero-medicinales tienen fama internacional. El Shangri-La particular del presentador está al alcance de los bolsillos más modestos, pues ofrecen packs que salen a muy buen precio. Se trata de un complejo de salud de 200.000 m2 donde se pueden disfrutar de tratamientos convencionales y otros más innovadores.

Consumidor confeso de chocolate negro, Hurtado está casado con su manager, Rosa Palau, y son padres de dos hijas. Apenas nunca se separan -son uña y carne- pues ella le acompaña a todos los sitios habidos y por haber. A menudo Jordi ha confesado que no habría llegado donde lo ha hecho sin su mujer, quien se declara su fan número 1. Es evidente que la sencillez y la sonrisa son las dos mejores bazas de este hombre que ha hecho historia en televisión desde un plató en San Cugat, Barcelona. Y que sea por muchos años más.