Ecce-Mater-Tua, la máxima expresión del dolor infinito

La Dolorosa simboliza a la perfección el sufrimiento de una madre

No forma parte del Consejo Local de Hermandades, ni hace estación de penitencia en la Santa Iglesia Catedral, pero goza de la devoción y el cariño de muchos gaditanos que le rinden devoción y pleitesía.

Y es que pocas veces una imagen representa con tanta exactitud la máxima expresión del dolor infinito. Sus manos abiertas impresionan en el silencio de una noche que ya ha comprobado que todo se ha consumado.

No es una Dolorosa al uso, no va en paso de palio, pero simboliza a la perfección el sufrimiento de una madre, de una madre que ha perdido a su hijo después de un castigo absolutamente cruel y despiadado.

Su desfile procesional también es muy distinto. Antes de que se abran las campanas de la iglesia de Santiago, los congregantes se reúnen en un tiempo sagrado e íntimo en el que el rezo sobrecoge.

Ya en la calle, la oración es la que se impone. Si todas las hermandades hacen penitencia, en su caso -hay que recordar que se trata de una Congregación-, ese componente se percibe de una forma más notable en la calle.

Advertisement

Ecce-Mater-Tua, una de las grandes joyas de la Semana Santa de Cádiz, una imagen que cautiva no solo a los cofrades y devotos, sino también a aquellos que no contemplan el matiz más folklórico de la Semana Santa.

Historia

Las Congregaciones Marianas de la Compañía de Jesús se fundan en Cádiz en el siglo XVII, sin carácter procesional sino para realizar actividades catequéticas, practicar la caridad y realizar la adoración nocturna.

En 1950 el director espiritual de las Congregaciones, el padre Augusto Muriel, padre jesuita, propone crear una sección de penitencia con el fin de dar culto público a María Santísima en su soledad; esto se consigue en 1953. Sin embargo, no obtienen permiso para realizar su salida procesional hasta 1956, que penitenciaron desde la Iglesia de Santiago a las cinco de la madrugada del Sábado Santo del 31 de marzo de dicho año.

Esta Congregación permanece autónoma al Consejo Local de Hermandades y Cofradías de Cádiz; además, no realiza estación de penitencia en la Santa Iglesia Catedral.

Imagen

La Dolorosa, de talla completa, es obra del granadino Domingo Sánchez Mesa, realizada en 1955. Se muestra de pie sobre un monte vestida totalmente de negro, sin bordado alguno, con los brazos extendidos y mirada hacia el cielo, mostrando la total soledad de la Madre tras la muerte de su Hijo. Fue restaurada por José Miguel Sánchez Peña, quien elimina unos repintes anteriores.