Indemnización millonaria de Ikea al morir un niño aplastado por una cómoda

Los padres del niño deberán recibir 41 millones de euros

Ikea ha acordado indemnizar con 46 millones de dólares (unos 41 millones de euros) a una familia estadounidense tras la muerte de su hijo de dos años aplastado por los cajones de una cómoda Malm, vendida por la compañía, que volcó. Hasta la fecha, han fallecido al menos seis niños por esta causa

El incidente se produjo cuando los cajones del mueble, de 32 kilogramos de peso, se desplomaron encima del pequeño, que murió asfixiado. En un comunicado, los padres del niño, Joleen y Craig Dudek, han afirmado que descubrieron demasiado tarde que la cómoda era «inestable» y han asegurado no dar crédito aún del suceso. La familia tiene previsto destinar uno de los 46 millones de la indemnización a la protección de niños frente a productos peligrosos del hofar.

Por su parte, un portavoz de Ikea ha comunicado que se encuentran trabajando para solucionar este «importante problema de seguridad en el hogar». Las cómodas Malm fueron retiradas de la venta en Estados Unidos y Canadá en 2017 después de la muerte del tercer niño y de varias advertencias de la compañía de que el mueble debía anclarse a la pared debido a su inestabilidad.

Anteriormente, en 2016, Ikea ya había acordado otra indemnización de 50 millones de dólares (unos 46 millones de euros) con otras tres familias afectadas.