El presidente de la Asociación de Hostelería de Málaga (Mahos), Javier Frutos, ha trasladado la «total indignación». Los empresarios muestran su malestar ante las nuevas restricciones anunciadas este domingo por el presidente andaluz, Juanma Moreno. Hay que recordar que el cierre de bares, cafeterías y restaurantes se adelanta a las 18,00 horas a partir del próximo martes. Martos ha sostenido que el sector «está prácticamente arruinado».

«Es una tomadura de pelo, no se pueden reunir el domingo a las 12.30 horas y dos horas después anunciar estas medidas y que no hayan previsto aún el plan de rescate. Llevan ocho meses ninguneándonos y dejándonos en la cuneta», ha enfatizado a Europa Press Javier Frutos, quien ha añadido que solicitaron hace dos meses dicho plan «y nos vuelven a decir que ya se nos comunicará».

«El cierre a las 18:00 no sirve para nada»

A juicio del máximo responsable de la patronal hostelera de la provincia, el cierre a las 18.00 horas «no sirve para nada». «¿Crees que alguien va a ir a comer a un restaurante un fin de semana sabiendo que cierra a las seis y que en casa de cualquier amigo puede estar cuatro horas más?», se ha preguntado.

Así, ha aludido al Informe del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad que indica que los contagios producidos en establecimientos de hostelería suponen el 3,5 por ciento; mientras que las reuniones entre familiares y amigos generan el 14,2 por ciento.

En este punto, Javier Frutos ha puesto como ejemplo la Comunidad de Madrid, donde la hostelería está cerrando a las doce de la noche «y ahí está, bajando los contagios». Por ello, ha lamentado que en Andalucía, «que es del mismo partido, no entendemos por qué utilizan a la hostelería».

«Tenemos familias que dependen de nuestros negocios»

«Somos todos responsables, todos tenemos familia y personas mayores a nuestro alrededor pero también tenemos familias que dependen de nuestros negocios; la única irresponsabilidad es por parte de los gobiernos», ha subrayado.

Frutos ha afeado el «atropello y la tomadura de pelo» que supone comunicar el domingo unas medidas «que ya sabían y podían haberlo dicho el viernes». Así, ha puesto como ejemplo Granada, con el cierre total de los establecimientos: «Allí los compañeros de un día para otro tienen que cerrar y qué hacen con la mercancía que tienen. Es una falta de empatía brutal».

En este punto, el dirigente de Mahos ha lamentado que mientras se han dado ayudas a otras pymes del ámbito industrial, por ejemplo; «tras ocho meses el sector más perjudicado que es el de la hostelería no ha recibido prácticamente nada». De hecho, ha lamentado la denegación de los ERTE tras la última prórroga del Gobierno, ya que la ausencia impuesta en la CNAE (Clasificación Nacional de Actividades Económicas) está provocando la devolución por parte de la autoridad laboral.

Los hosteleros anuncian movilizaciones

«Es una locura», ha resumido Frutos, quien ha admitido que la situación en el sector de la hostelería es «muy tensa». «Va a haber movilizaciones porque esto no hay Dios que lo aguante, estamos prácticamente arruinados», ha aseverado.

En la provincia de Málaga hay 18.000 empresas en el sector de la hostelería y entre 80 y 85.000 trabajadores, según Mahos, lo que evidencia la importancia del mismo para la economía y el empleo.

HORECA denuncia persecución a los hosteleros

La Federación de Empresarios de Hostelería de Andalucía (Horeca) ha trasladado este domingo su denuncia de lo que ha calificado como «una persecución inaceptable a los más de 250.000 trabajadores del sector.

«Ante este atropello a más de un cuarto de millón de ciudadanos andaluces que se enfrentan a la certeza de una situación económica insostenible; la Federación Horeca ha convocado para el jueves, día 12 de noviembre, movilizaciones de protesta por toda la comunidad autónoma».

«Los nuevos recortes horarios impuestos y, sobre todo, la falta de ayudas económicas concretas; suponen una condena de esta actividad que ha levantado una ola de indignación en todas las provincias andaluzas», han indicado por medio de un comunicado.

Horeca comprende «el complicado momento a nivel sanitario», aunque expresa su extrañeza por que «se adelante el cierre de la hostelería sin un confinamiento domiciliario. O que no venga este cierre acompañado de un toque de queda por la tarde, ya que sin esta restricción continuarán las reuniones privadas, foco real de los contagios».