Donald Trump, presidente de Estados Unidos, ha dicho que haber contraído la enfermedad del nuevo coronavirus ha sido una especie de «bendición disfrazada». Él se ha sometido a una terapia experimental que él considera una «cura», que espera se le aplique a todos los estadounidenses.

Trump ha reconocido que si bien el tratamiento al que fue sometido el fin de semana en el hospital militar Walter Reed está en fase experimental, considera que se trata de una «cura», pues «24 horas después» de ser ingresado ya se sentía «muy bien».

«Eso es lo que quiero para todos. Quiero que todos reciban el mismo trato que su presidente porque me siento muy bien. Me siento perfecto. Creo que ha sido una bendición de dios haberlo cogido, una bendición de los cielos», ha dicho Trump. Su mensaje de grabación ha sido difundido en redes sociales.

«Enfermé, oí hablar de este medicamento. Dije, ‘dejenme tomarlo’. Esa fue mi sugerencia y fue increíble el buen trabajo. Quiero para ustedes lo que yo tuve y lo voy a hacer gratis, no tendrán que pagar por ello», ha anunciado un Donald Trump. El presidente no ha perdido la ocasión de lanzar nuevamente ataques contra China. Él considera única responsable de la situación que ha dejado tras de sí la pandemia.

«Ha sido culpa de China. China va a pagar un alto precio por lo que le ha hecho a este país, va a pagar un alto precio por lo que le ha hecho a este mundo. La culpa es de China, recuerden eso», ha insistido.

Durante las tres noches que permaneció ingresado en el centro médico militar Walter Reed, el presidente estadounidense tomó, tal y como lo definió la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnan, un «cocktail» de anticuerpos de Regeneron, un tratamiento de la farmacéutica homónima, que se encuentra actualmente en fase 3 de experimentación.

Trump, que ha roto el aislamiento volviendo este miércoles al Despacho Oval, ha asegurado también en el vídeo que ante los buenos resultados que ha demostrado tener este tratamiento con él, desde su Administración se están acelerando los trámites para que todos los enfermos de coronavirus en Estados Unidos puedan tener acceso a él.

Del mismo modo, ha anunciado que están muy avanzadas las conversaciones con muchas compañías que están trabajando en una vacuna contra la COVID-19 y espera que pueda estar lista «muy pronto», incluso «antes de las elecciones», ha dicho.

«Creo que deberíamos tener una vacuna antes de las elecciones, pero francamente, la política se involucra y está bien. Quieren jugar sus juegos, será justo después de las elecciones, pero lo hicimos. Nadie más. Nadie más habría podido hacerlo», ha asegurado.

Trump vuelve a despreciar al Coronavirus

El presidente de Estados UnidosDonald Trump, ha pedido a sus compatriotas que «no teman» al coronavirus, y ha destacado que después de pasar tres noches ingresado el hospital militar Walter Reed, tras haber dado positivo, se siente mejor «que hace 20 años».

«He aprendido mucho sobre el coronavirus y una cosa es segura, no se dejen dominar, no tengan miedo. Lo pueden vencer. Tenemos los mejores equipos, los mejores médicos», ha dicho el presidente Trump al poco de aterrizar en la Casa Blanca; donde lo primero que ha hecho ha sido retirarse la mascarilla.

«Me siento muy bien, hace dos días que me siento genial, mejor que desde hace mucho tiempo. Lo dije recientemente, me siento mejor que hace 20 años», ha remarcado Trump.