El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha denegado en un auto la ratificación de las medidas acordadas para el cierre de Madrid en ejecución de la Orden del ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Concluye que la ley de cohesión «no contiene una habilitación legal para el establecimiento de medidas limitativas de derechos fundamentales». Por tanto, no se podrá multar a los que incumplan estas medidas que afectan a la movilidad y que se levantarán al no contar con la autorización judicial.

Asimismo, el TSJM recrimina que suponga «una injerencia de los poderes públicos en los derechos fundamentales de los ciudadanos». También recalca en clara alusión al Estado de Alarma que «el sistema constitucional articula instrumentos jurídicos de diversa naturaleza que ofrecen cauces jurídicos diferentes para delimitar; modular, restringir, e incluso suspender los derechos fundamentales de las personas, respetuosos con las garantías constitucionales».

La Sala subraya que «se está ante un marco legal que difiere sustancialmente del que fue objeto de análisis». Esto coincide «con la ratificación de las medidas sobre áreas sanitarias, de 24 de septiembre y 1 de octubre», restricciones acordadas por la Comunidad de Madrid que sí fueron avaladas.

Para los magistrados, «resulta llamativo que ante el escenario sanitario descrito no se abordara una reforma de nuestro marco normativo más acorde con las confesadas necesidades de combatir eficazmente la pandemia del Covid-19 y afrontar la grave crisis sanitaria que padece el país».

«En definitiva, la Sala concluye que la Ley 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud, y en concreto su artículo 65, no contiene una habilitación legal para el establecimiento de medidas limitativas de derechos fundamentales».

El Gobierno de Ayuso contra Sanidad

El Gobierno de Ayuso, contrario a la orden de Sanidad, limitó la entrada y salida de la capital y de los municipios más poblados de la comunidad (Alcalá de Henares, Alcorcón, Alcobendas, Fuenlabrada, Getafe, Leganés, Móstoles y Torrejón).

Los controles policiales se han levantado inmediatamente en Madrid aunque los madrileños que habiten en una zona en donde existían las restricciones de movilidad antes del auto del TSJM deberán esperar para salir ya que dichas medidas podrían volver activarse en base al fallo del TSJM, que las avala como legalmente válidas.

Por otra parte, Pablo Casado ha declarado al conocer el auto del TSJM que «da la razón a la Comunidad de Madrid y que pone en una situación prácticamente insostenible al ministro Illa, que por una motivación política y partidista arremetió contra toda la Comunidad Autónoma».

Injerencia de los poderes públicos

«Los derechos fundamentales que la Constitución atribuye a los ciudadanos no pueden verse afectados por ninguna injerencia estatal no autorizada por sus representantes mediante una disposición con rango de Ley, que reúna las condiciones mínimas suficientes requeridas por las exigencias de seguridad jurídica y certeza del derecho», subraya el auto.

La Sala recalca que es «consciente de la gravedad de la crisis sanitaria sin precedentes». Y agrega que «también lo es de la necesidad de adoptar medidas inmediatas y eficaces de diversa índole para proteger la salud de los ciudadanos, contener la propagación de la enfermedad y reforzar el Sistema Nacional de Salud, entre las que cabría incluir medidas limitativas de derechos fundamentales de mayor o menor alcance».

Susana Díaz lamenta la presión que recibió el Gobierno

La secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, ha considerado que la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) de rechazar el cierre de Madrid impuesto por el Gobierno central al afectar a derechos fundamentales «es la demostración de que no se puede hacer política con la salud de la gente».

A preguntas de los periodistas en el Parlamento, Susana Díaz ha lamentado las «presiones injustas» que sufrió el Gobierno central durante el estado de alarma por parte de quienes «presionaron diciendo que no hacía falta el estado de alarma y que había otras leyes, como la de salud pública o la sanitaria».

«Aquello fue una presión injusta al Gobierno de la Nación, que lo que estaba pensando era en la salud de la gente», sostiene la líder andaluza del PSOE. Susana Díaz cree que a esos dirigentes «a día de hoy se le ha ido de las manos esta oleada de Covid». En este caso «tanto a la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; como se le está yendo al presidente, Juanma Moreno, en Andalucía».

Y esto ocurre, a juicio de Susana Díaz, «por no haber tenido la generosidad de saber que con la salud de la gente no se puede hacer política». Por eso, sentencia que «ahora lo estamos pagando todos los ciudadanos».