Derek Chauvin, el agente de Policía imputado por el asesinato del afroamericano George Floyd en Mineápolis, ha sido puesto en libertad. El expolicía ha pagado la fianza de un 1 millón de dólares para salir de la cárcel.

Derek «Chauvin pagó la fianza de un millón de dólares y ha dejado la cárcel», ha informado el Departamento del Condado de Hemphil. El agente, que fue cesado tras el asesinato de George Floyd, se encuentra a la espera de que se celebre el juicio en su contra.

«Puedo confirmar que ya no se encuentra bajo nuestra custodia», ha dicho Sarah Fitzgerald, portavoz del Departamento Correccional del estado de Minesota.

Chauvin es el primer oficial blanco en Minesota en ser procesado penalmente por la muerte de un civil negro. La sentencia máxima por asesinato en tercer grado es de 25 años; el máximo para homicidio involuntario de segundo grado es de 10 años.

El caso de George Floyd, que murió después de que Chauvin mantuviera su rodilla sobre el cuello del afroamericano durante casi nueve minutos, ha originado fuertes disturbios y protestas en numerosas ciudades de Estados Unidos.

La autopsia reveló que fue un asesinato

La autopsia realizada reveló que la muerte de George Floyd  fue un «homicidio», como consecuencia de «la sumisión, la restricción y la compresión del cuello» que sufrió la víctima. El culpable de todo ello fue el agente Derek Chauvin.

El comunicado ha explicado que George Floyd murió como consecuencia de «una parada cardiopulmonar cuando estaba siendo detenido por los agentes de la ley». En el mismo texto se cuenta que la víctima padecía problemas cardíacos previos.

Las autoridades forenses, que en un primer momento descartaron que la muerte se hubiera producido por asfixia, han publicado el nuevo informe horas después de que la familia de Floyd hiciera público el resultado de una autopsia independiente, que sí secundaba esta teoría.