Valladolid es una ciudad de cultura. Es una ciudad de letras. De artes escénicas. De cine. Valladolid es una localidades más bellas de España. Por su capitalidad y por su rancio abolengo, por su modernidad y por su Historia escrita con letras mayúsculas. Por su hispanidad, por su españolidad, por su transversalidad. Valladolid es Concha Velasco.

Hacia Valladolid se ha desplazado Bertín Osborne y todo el equipo de producción de su programa de los viernes noche. Es que allí, en tan lugar de privilegio, habita una actriz vallisoletana de excepción. Una actriz querida en todo el país. Una actriz que forma parte del patrimonio sentimental de los españoles.

Allí, y en conocidos espacios como el propio salón de recepciones del Ayuntamiento, estará la invitada de honor de esta semana del programa ‘Mi casa es la tuya’: nada más y nada menos que Concha Velasco. ¡Ahí es nada! Una entrevista que de seguro suscitará muchísimo interés entre los telespectadores.

La elección de Valladolid no es ocasional pues no en balde en tan grandiosa tierra se encuentran los enclaves que han marcado su trayectoria no sólo personal/vital sino también profesional.

En este sentido cabe apuntar que no sólo el espectador disfrutará del mencionado salón de recepciones del Ayuntamiento de Valladolid sino también de otros rincones de auténtico privilegio. Concha es mucha Concha. Su carrera está plagada de premios y reconocimientos como la Medalla de Honor de la Ciudad, el Premio Goya de Honor, el Nacional de Teatro o el Max de Honor.

Bertín hablará de todo un poco: de modo que ambos -entrevistador y entrevistada- repasarán la juventud de la artista -¡mamá: quiero ser artista!-, sus comienzos en el mundo de la escena, el alcance y la fecundidad de su carrera y, cómo no, otras facetas quizás más íntimas y privadas que Concha Velasco ha querido compartir con toda la audiencia y seguidores del programa de Bertín.

Octogenaria y sigue en activo

‘Mi casa es la tuya’ cuenta además en esta ocasión con otras dos invitadas de ocasión, que a su vez son actrices de éxito: Ana Millán y Elena Furiase. Veremos a una Concha Velasco octogenaria, con 80 años de edad, que además sigue en activo, como cabe suponer de una persona de tan tremenda vitalidad.

Tan es así que ha participado recientemente en producciones tan interesantes y de tanto calado como ‘Las chicas del cable’ o la preparación de la obra ‘La habitación de María’. Precisamente el estreno de ‘La habitación de María’ estaba previsto en la capital vallisoletana pero la crisis sanitaria del coronavirus ha imposibilitado de momento esta convocatoria -suspendida sine die-.

Concha Velasco tuvo un comienzo artístico fulgurante. Su inicio sin embargo estuvo centrado en la danza. De hecho estudió Danza Clásica y Española en Madrid. Siempre fue una chica muy despierta. Muy inquieta. Estuvo diez años estudiando en el Conservatorio Nacional, precisamente de la edad de los 10 a los 20 años.

No lo haría mal del todo porque, siendo una chiquilla, ya formaba parte del Cuerpo de Baile de la Ópera de La Coruña y bailaba en la compañía de Manolo Caracol como bailadora flamenca. ¡Quién lo dijera! Posteriormente lo haría en la de Celia Gámez, que también son palabras mayores.

Si precoz fue su estreno como bailarina, igualmente lo sería en el mundo del cine. Un dato revelador: a los 15 años de edad inicia su carrera cinematográfica con ‘La reina mora’ (1954), a la que sucederían títulos como ‘La fierecilla domada’ (1956), ‘Muchachas en vacaciones’ (1957) y el espaldarazo absoluto de ‘Las chicas de la Cruz Roja’ (1958). Fue tal el éxito de la película que le sirvió de consagración rotunda. Otras tres películas que también la identifican con su propia personalidad son ‘El día de los enamorados’, ‘La chica yé-yé’ y ¡Mamá: quiero ser artista!