Una mujer ha sido detenida en la playa cuando hacía surf tranquilamente en el mar, aún sabiendo ésta que había dado positivo por Covid-19.

Los hechos han ocurrido en el País Vasco, concretamente en la playa de la Zurriola durante este lunes 7 de septiembre.

Al parecer, la mujer era socorrista en la playa de La Concha, por lo que fueron sus propios compañeros quienes alertaron a la policía, conocedores que se encontraba de baja por haber dado positivo en Covid-19.

Rápidamente varias patrullas de Policía se personaron en la orilla de la playa, así como un grupo de efectivos protegidos por trajes EPI.

En un principio, la mujer hizo caso omiso a las reclamaciones de Policía y socorristas, que le pedían que abandonara el mar.

Tras varios minutos, la surfista positivo en Coronavirus accedió a salir del agua, siendo detenida por la autoridad en la misma arena de la playa. No sin antes haber ofrecido una gran resistencia.

A la detenida se le imputa un delito de desobediencia policial, así como un delito contra la Salud Pública.

La situación causo un gran revuelto en la playa, donde se encontraban familias, mayores y niños pequeños. Y es que la Policía necesitó acordonar varias zonas para evitar cualquier contacto de la mujer con otras personas.

La detenida se enfrenta a una gran multa

La mujer deberá responder a una sanción en torno a la ley estatal vigente, cuyas actividades que produzcan un riesgo o un mal grave para la salud de la población suponen multas que van desde 60.001 a los 600.000 euros.

Sin embargo, en una comunidad vecina, como Galicia, todo aquel positivo que no respete el confinamiento deberá asumir una sanción entre 3.000 y 6.000 euros. Además, si contagia a otra persona, la multa podría ascender a 120.000 euros.