La Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla prevé celebrar este miércoles un juicio contra un varón de 54 años para el que la Fiscalía pide 21 años de cárcel, después de que robase presuntamente un coche en La Rinconada a punta de navaja e incendiase el vehículo cuando el mismo estaba estacionado «totalmente pegado a la puerta» de una vivienda de Alcalá del Río, con el consiguiente «peligro para la vida e integridad física de los vecinos».

En el escrito de acusación de la Fiscalía, recogido por Europa Press, se detalla que la madrugada del 16 de enero de este año, este hombre ya condenado anteriormente por delitos de robo con fuerza y amenazas en el ámbito familiar, acudió a la barriada de Santa Cruz, en La Rinconada, y fracturó el cristal del escaparate de una tienda, ojeando el interior de la misma hasta ser reprendido por un vecino, lo que motivó que huyese de la escena. Posteriormente, fue identificado por las fuerzas policiales al regresar a la tienda para intentar apoderarse de efectos del establecimiento.

Ya entre las 2,30 y las 3 horas de esa misma madrugada, según la Fiscalía, el acusado robó supuestamente un coche en la calle Morse de dicha localidad, amenazando con una navaja a su conductor, al que llegó a hacer una marca en el pecho con el arma blanca.

Una vez en poder de un coche, según el relato del Ministerio Público, sobre las 6 horas de aquella madrugada, el acusado habría vertido líquido disolvente sobre los asientos traseros y habría incendiado el vehículo, después de haberlo estacionado «totalmente pegado a la fachada» de una vivienda de Alcalá del Río.

Una situación de «peligro para la vida e integridad física de los vecinos»

El coche, según la Fiscalía, «bloqueaba» la puerta de la vivienda y alcanzaba las ventanas de otras dos casas, lo que provocaba una situación de «peligro para la vida e integridad física de los vecinos», pues «el humo había entrado en las viviendas a través de las ventanas mientras dormían los vecinos, personas de edad avanzada y de movilidad reducida».

No obstante, y siempre según la Fiscalía, las llamas fueron finalmente sofocadas por los bomberos, no sin que antes calcinasen el interior del coche presuntamente robado por el acusado a un ciudadano de La Rinconada.

Dado el caso, la Fiscalía reclama para este hombre un año de prisión por un delito de robo con fuerza en grado de tentativa, cinco años de cárcel por robo con intimidación con la agravante del uso de armas, 450 euros de multa por un delito leve de lesiones y 15 años de cárcel por un delito de incendio.