La Agencia Tributaria y la Guardia Civil, en una operación conjunta, han intervenido una plantación de marihuana en Osuna.

La maniobra ha tenido lugar en el interior de una nave en el municipio de Osuna (Sevilla). Como resultado, han deteniendo a dos personas que se encontraban en el interior, y han incautado 611 plantas.

En un comunicado, el Instituto armado señala que, en ese espacio, se realizaban supuestamente las operaciones de cultivo, siembra, desbrozado, secado y preparación de la marihuana previas a su distribución.

Cultivo camuflado como taller de venta de herramientas

«El cultivo ilícito se camuflaba como un taller de venta de herramientas, que contaba con varias cámaras de videovigilancia como medida de seguridad», añade.

La operación se inició el pasado mes de junio, tras las investigaciones realizadas por la Unidad Operativa de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria en Sevilla.

Estas, en colaboración con miembros de la Guardia Civil de Osuna, relativas a plantaciones de marihuana que era presuntamente distribuida a otras provincias españolas.

Dichas actuaciones llevaron a conocer la existencia de un punto de cultivo ilegal de marihuana en un polígono industrial de la localidad de Osuna.

Una vez localizada la nave donde la organización desarrollaba presuntamente su actividad delictiva de cultivo de marihuana, la investigación se centró en determinar e identificar a las personas que se dedicaban a dicha actividad.

Tras las distintas vigilancias y seguimientos de las personas que habitualmente entraban y salían de la nave camuflada como un taller de venta de herramientas y que incluso pernoctaban en ella, se pudo constatar que, en la nave, residía al menos un miembro de la organización junto con su hijo.

Cámaras de videovigilancia

«En el exterior de la nave se había instalado un circuito con varias cámaras de videovigilancia, con el fin de controlar posibles actuaciones policiales y salvaguardar la plantación existente en el interior», explica.

En el registro de la nave, se ha localizado la plantación de marihuana. Esta contaba con todo lo necesario para el cultivo, tratamiento y posterior ocultación y distribución de los cogollos de marihuana.

Defraudación de línea eléctrica

Tras la intervención, se pudo constatar que la energía se obtenía fraudulentamente. La instalación tenía conectada la línea eléctrica directamente a la red, sin ningún tipo de contrato con compañías distribuidoras de electricidad.

Por ello, podría haberse cometido, además de un delito contra la salud pública, otro de defraudación de fluido eléctrico.

Las investigaciones siguen abiertas, bajo el Juzgado número 1 de Osuna, en funciones de guardia.