El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha reconocido que las autoridades sanitarias españolas están estudiando la posibilidad de reducir el periodo de cuarentena por Covid-19 de 14 a 10 días. Por otro lado, ha descartado que, por ahora, se vaya a reducir a los 5 o 7 días como lo ha planteado Alemania.

En rueda de prensa, Simón ha recordado que actualmente en España no es necesario guardar 14 días de cuarentena si se cumplen algunas condiciones. Entre ellas, dar negativo en una prueba de PCR a los 10 días.

«Se está debatiendo la posibilidad de dejar la cuarentena durante 10 días. Creo que reducirla a cinco o a siete días va a llevar más tiempo», ha dicho Simón. Recuerda también que cada vez hay más países europeos que están estudiando la posibilidad de reducir los periodos de aislamiento de cuarentena.

VACUNAR A LOS MÁS VULNERABLES Y A SANITARIOS

Dicho esto, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias ha comentado, como también lo ha hecho este lunes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que a finales de año podrían estar ya disponibles las primeras dosis de la vacuna de la Universidad de Oxford (Reino Unido) y AstraZeneca.

En este sentido, Simón ha recordado que se está planteando vacunar primero a los grupos más vulnerables. Entre ellos, los mayores o las personas con patologías previas de riesgo, y a aquellos que trabajan en los servicios esenciales como los profesionales sanitarios.

Por otra parte, y preguntado por la presión hospitalaria, Simón ha señalado que se mantiene a nivel general en el siete por ciento. Ha reconocido que hay comunidades autónomas en las que la carga es mayor e, incluso, entre hospitales de una misma región. En estos casos, ha abogado por analizar medidas para reducir la presión asistencial como, por ejemplo, derivando a pacientes o aumentando el número de camas hospitalarias.

Finalmente, y respecto a los test rápidos de detección del coronavirus, Simón ha avisado de que la interpretación de los mismos cambia según la incidencia de enfermedad que haya en la zona donde la persona ha estado expuesta al virus. «La interpretación de estas pruebas, mientras no tengan un cien por cien de sensibilidad, no es sencilla», ha avisado.