El Rey Juan Carlos no ha huido

Tribuna Libre de Iván Garrido, ex Vicecretario provincial  de comunicación de VOX Cádiz

Les confieso que me da pereza. Les confieso que soy enemigo de utilizar cierto lenguaje que pueda dar lugar a entender una prepotencia en mi persona, que no es tal. Pero llegados a un punto donde el buenísmo lo inunda todo, de aquellos barros, estos lodos… Miren ustedes, como decía mi padre, y anteriormente mi abuelo, «una bofetada a tiempo quita muchas tonterías».

Al necio hay que llamarle necio desde el minuto uno del partido. No contemporicemos. Se le subirá a las barbas y a ver quién arregla el desaguisado.

No dude en alejarse y coja por la sombra si cualquier persona saca a relucir el culebrón del Emérito y esboza el binomio Rey, huída, o viceversa. Este tipo de personas no le convienen. Suelen rebosar bilis, piensan más con las vísceras que con lo que Dios nos puso sobre los hombros, son doctos en wikipedia y eso les vale. ¿Para qué pisar una Universidad de Derecho?

Ya encontraron la teoría y para las prácticas del juicio desarrollado, que mejor que lo que se mueve en redes sociales… Ellos, cum laude en la licenciatura de la vida, ya sentenciaron. Don Juan Carlos, culpable. Ahorrémonos el juicio y el papeleo.

Es imposible explicarles que es la presunción de inocencia. Es imposible dejarles a los pies de los caballos ante sus contradicciones. Villarejo es un rufián de las cloacas ante las acusaciones que vierte sobre la extrema izquierda de Podemos, pero es insigne caballero cuando ha de poner la figura del Rey en jaque.

Es imposible hacerles ver que si no estás imputado ni requerido por la Justicia, eres libre de moverte por medio mundo y parte de la constelación interplanetaria.

Fallan en principios básicos de entender, simplemente para saber moverse por la vida. Pero lo dicho, la bilis y el sectarismo es como ese flequillo incómodo que llevaba José María Tasso en las películas de Marisol. No te deja ver con lucidez.

Por otra parte, me deja perplejo la forma en la que los medios de comunicación, la izquierda y la extrema izquierda marcan el » tempo «. Lo del inexistente comité de expertos, duró en antena una tarde de verano siendo un asunto de extrema gravedad. Han institucionalizado la mentira, cosa que en cualquier otra democracia, provocaría la dimisión ipso facto de cualquier Gobierno. Spain is different.

Con el Rey llevamos tres días a saco. Informativos, programas de temática política, prensa rosa…

Lo dicho, marcan el tempo. Y van a por Felipe. Van a por la Institución. Los políticos no solucionan problemas, los crean y los están creando para alcanzar objetivos espurios.

¿Se apuestan algo a qué Tezanos echa una mano para que siga el debate, cuando de todos es conocido que la Monarquía no es problema mayor entre la gente como sí lo es la clase política que nos rige?