Aprueban el proyecto de un nuevo circuito de motocross en Almería

El proyecto fue considerado por los promotores de «utilidad pública e interés social» en cuanto al fomento de turismo rural de Turrillas

La Delegación Territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta en Almería ha otorgado la autorización ambiental unificada al proyecto para crear un nuevo circuito de motocross en el paraje La Serrata del término municipal de Turrillas (Almería) y que fue promovido por el Club Deportivo Motocross de Tabernas con capacidad para acoger hasta 2.000 personas y competeciones de forma «esporádica».

La ejecución del proyecto, con el que se trata de impulsar esta práctica deportiva y fomentar el turismo asociado a este segmento, está supeditada al cumplimiento de las condiciones recogidas en el proyecto, en el estudio de impacto ambiental y en el resto de la documentación técnica presentada por el promotor, según recuerda la resolución de la Junta, consultada por Europa Press.

El proyecto prevé crear un circuito sobre una extensión de 51.547 metros cuadrados en una zona clasificada como terreno rústico con un uso de pastos y cultivo.

En concreto, el circuito plateado contaría con un trazado de 1,5 kilómetros sobre una pista de ocho metros de anchura, lo que permitiría la participación simultánea de entre 20 y 25 pilotos. Asimismo, se propone la recuperación y normalización del camino de la Serrata.

Según apuntaba el documento inicial, los objetivos para promover esta nueva infraestructura se centran en conseguir un fomento del motociclismo y del turismo en Turrillas, dado «el carácter de interés» que tiene este deporte y la ausencia de otras pistas en la zona.

De igual modo, habla de «fomentar los productos tradicionales» de la provincia, puesto que «se podrán comercializar souvenirs de Turrillas, Almería y sus productos típicos».

El proyecto fue considerado por los promotores de «utilidad pública e interés social» en cuanto al fomento de turismo rural y la creación de «alternativas reales al turismo tradicional» al introducir una actividad «que no se puede desarrollar en suelo urbano debido al espacio que ocupa y el ruido que genera». «Es un deporte al aire libre, en contacto con la naturaleza», han añadido.

La propuesta tiene finalmente previsto entre sus infraestructuras un circuito con pista al aire libre, rehabilitación de bancales, marcadores de pista y montículos, vestuarios prefabricados para pilotos, una instalación solar para agua y un depósito para almacenar agua residuales de 10.000 litros.

El proyecto ha suprimido la zona inicial de aparcamientos y, entre sus equipamientos temporales una malla de marcado de pista, valla de control del público, sanitarios portátiles, carpa para sala de prensa, carpa para el jurado, y toldo y barra para restauración, entre otros elementos.

Así, se han limitado su horario de apertura del 7,00 a 19,00 horas toda vez que no se autorizado la apertura del circuito en horario nocturno ni alumbrado exterior.

Cabe señalar que a un kilómetro de distancia se encuentra la barriada rural ‘Los Retacos’ y a 5,5 kilómetros el núcleo urbano de Turrillas, toda vez que existen viviendas rurales a menos 500 metros de distancia de la actividad proyectada, las más próxima a 300 metros.

El documento, que cifraba en cerca de 31.000 euros las actuaciones, asegura que la implantación de esta instalación en suelo no urbano «no induce a la formación de nuevos asentamientos, ya que su uso principal es la práctica de deporte y ocio».

«La edificación en su conjunto formará un conjunto aislado y perfectamente delimitado, no existiendo formación de núcleo de población».

El informe que acompaña la propuesta preveía un impacto «moderado» sobre los recursos hídricos y la flora que se eleva a «severo» en cuanto al impacto para el ser humano por las «molestias por actividad de las motos».

De igual modo, calcula un impacto «moderado» sobre la fauna durante la construcción y funcionamiento del circuito.