Condenan a tres hombres por organizar una patera con diez personas

Los viajeros consintieron pagar entre 1.200 y 1.500 euros por un viaje que les mantuvo unas 30 horas en el mar, desde la costa de Argelia hasta España

La Audiencia Provincial de Almería ha condenado a tres hombres por captar a los ocupantes de una patera que se dedicaron a organizar y patronear desde la costa de Argelia hasta España.

Para ello, dieron instrucciones a los diez ocupantes de la infraembarcación, a los que cobraron entre 1.200 y 1.500 euros por el viaje que les llevó a permanecer unas 30 horas en el mar hasta que fueron rescatados.

El fallo, dictado en firme tras la conformidad de las partes tras la modificación del escrito provisional de la Fiscalía, impone a cada uno de los acusados cuatro años de prisión por un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros que fueron aceptados, según han confirmado a Europa Press fuentes judiciales tras la vista; una de las primeras con la que la Audiencia ha retomado los juicios tras el parón derivado del estado de alarma.

La embarcación fue intervenida en la madrugada del 1 de enero de este año, cuando el Servicio Marítimo Provincial de la Guardia Civil detectó la patera a unas 1,3 millas náuticas al sur de Vela Blanca, en Cabo de Gata (Almería), una vez había quedado a la deriva.

La embarcación no reunía las condiciones requeridas para la realización de este tipo de viajes, ni por las características técnicas, ni por el número de ocupantes, dado que la capacidad máxima era de «seis o siete» personas.

Además, esta no estaba capacitada para realizar trayectos de 120 millas náuticas —193 kilómetros—, ni para soportar condiciones de viento y oleaje.

Del mismo modo, la patera tampoco contaba con los mínimos elementos de seguridad. «No había chalecos salvavidas, ni bengalas, ni balizas de señalamiento, botiquín, por lo que la travesía puso en peligro la vida e integridad de todos los que viajaron a bordo», estima el Ministerio Público.

Los acusados dieron instrucciones a los ocupantes de cómo sentarse para guardar el equilibrio en la neumática, y cómo debían de actuar una vez llegados a España si eran interceptados por la Policía.

Los tres acusados repostaron el combustible en el viaje, que se inició antes de las 0,00 horas del 30 de diciembre de 2019 desde la playa de Sidi Daoud en una lancha de cinco metros de eslora por dos de manga, propulsada por motor con motor fueraborda de 30 caballos.

Además, los acusados habían trabajado previamente durante el mes de diciembre para organizar la patera desde la localidad de Ain Timouchent, en Argelia.

Para ello, Ka.B. se encargó de captar a los ocupantes de una patera en una cafetería y de cobrar los viajes, mientras que Kw.B. y S.M. patronearon la patera y controlaron elementos como la brújula.