Estafan a una anciana y la dejan con 28 euros en la cuenta del banco

Los presuntos estafadores estuvieron sacando dinero casi un año de la cuenta bancaria de la mujer de 83 años

La Guardia Civil ha tenido en Torrevieja (Valencia) a un hombre español de 43 años y a una mujer polaca de 42, como presuntos autores de una estafa bancaria continuada, un delito de hurto y un delito de quebrantamiento de condena.

Todo empezó cuando el propietario de un inmueble de Torrevieja acudiera a la Guardia Civil para denunciar a su inquilina por impago. El denunciante aporto varios objetos que la mujer se había dejado en el piso, entre ellos una cartilla bancaria que no coincidía con la de la inquilina, sino con la de una mujer de 83 años.

Acto seguido, la Guardia Civil se presentó en la casa de la anciana para entrevistarla, a lo que ella declaró que desconocía que le hubiera desaparecido la libreta, y que apenas solía salir de casa para ir al banco debido a una enfermedad que la tiene casi en silla de ruedas.

Los agentes llevaron a la anciana al banco para ver si había algún movimiento fraudulento, ante la sorpresa de que de los 12.500 euros que pensaba que tenía, tan solo quedaban 28 euros. Por ello, todos los recibos de luz y agua le habían sido devueltos en varias ocasiones, así que el corte del suministro era inminente.

La investigación de la Guardia Civil demostró que la única persona con acceso al domicilio era su cuidadora, una chica que le hacía las tareas del hogar y que cuadraba perfectamente con la mujer que tenía los problemas con el pago del alquiler mencionado con anterioridad.

La Guardia Civil hizo por lo tanto efectiva la detención de la polaca de 42 años, como presunta autora de un delito de estafa continuada y hurto. Asimismo, reconoció que tanto ella como su pareja llevaban desde junio de 2018 haciendo uso de la cartilla, sin importarles que la anciana quedara en una situación de quiebra y desamparo total, ya que no contaba con familiares que puedan aportarle ayuda económica.

Además de los delitos de estafa y hurto, al varón se le imputó otro delito de quebrantamiento de orden de protección, ya que entre ambos existía una orden de alejamiento. Los dos estafadores, ya han pasado a disposición judicial, quedando en libertad con cargos.