Lección de carácter de Unicaja en Badalona

Los malagueños, con hasta cinco jugadores lesionados, consiguieron una importante victoria ante Joventut

Un Unicaja plagado de bajas tiró de carácter para vencer al Joventut en Badalona (82-97). Los malagueños, que contaron con hasta 5 jugadores lesionados, dominaron bajo aros y, con el acierto del tridente Brizuela-Waczynski-Bouteille, se llevaron una valiosa victoria llena de mérito. Brizuela, el más destacado (20 puntos, 18 valoración).

Ambos equipos comenzaron tanteándose, con apenas diferencias en el electrónico. Ante las numerosas bajas, Axel Bouteille se erigió en el referente del Unicaja en sus primeros compases, generando ventajas que permitieron a los malagueños liderar el marcador pese a los intentos de la Penya (18-19).

A pesar de las lesiones, el conjunto entrenado por Luis Casimiro se conjuró para dar el 100%. Rubén Guerrero y Simonovic encontraban aro con la colaboración del recién llegado Gal Mekel, quien acabaría con 9 asistencias el choque. Con el Joventut acechando por medio de Prepelic y el oficio de Harangody, los malagueños pudieron sortear la trampa verdinegra para llegar al descanso uno arriba (45-46).

Una fulgurante irrupción de Brizuela tras el descanso desató las alarmas en Badalona al despegarse el Unicaja por 9, máxima del partido. Sin embargo, la Penya se agarró a Prepelic para evitar que el despegue malagueño en el marcador fuera definitivo.

El Unicaja, sin embargo, no pudo encontrar aro, lo que dio alas a la Penya, que llegó a remontar. Un triple de Waczynski rompió la sequía anotadora y, con un contraataque de Bouteille, dio la iniciativa a los visitantes con un cuarto por decidir (63-65).

Los nervios florecían en el Palau Olimpic y la fluidez anotadora escaseaba. Waczynski dio aire al Unicaja, pero el Joventut lograba igualar desde el perímetro con Joel Parra. La alternancia en el marcador era una constante, con los tiros libres como protagonistas.

Waczynski, con un mate, y un contraataque de Gerun sellaron un 78-84 a falta de 3 minutos que daban impulso al Unicaja. Gerun y Brizuela, con un último arreó (80-89), acabaron sentenciando el choque en favor del Unicaja (82-97).