El demócrata Joe Biden se acerca a ganar la Casa Blanca en la noche del viernes 6 de noviembre. En las últimas horas, expande su ventaja sobre el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en los estados de batalla. Los medios de Estados Unidos se abstienen de momento de declararlo vencedor mientras aún se siga contando votos de las elecciones presidenciales.

Observadores de votaciones demócratas y republicanos inspeccionan votos del condado de Lehigh – Allentown, en Pensilvania | AP

Mientras tanto, Donald Trump se mantiene desafiante. Promete presionar reclamos «infundados» de fraude, sin presentar pruebas, mientras EEUU sigue ansioso en una espera agónica. Una cosa queda evidente: la profunda polarización del país americano. En estos momentos, los republicanos partidarios de Trump, pues todos no lo son, buscan recaudar 60 millones de dólares para financiar demandas que impugnen los resultados. En el cuarto día del recuento de votos, Biden cuenta con una ventaja de 253 a 214 en la votación del Colegio Electoral, estado por estado, que determina al ganador. Asegurar los 20 votos electorales de Pensilvania pondría a Biden por encima de los 270 que necesita para ganar la presidencia. Asimismo, Biden también ganaría si continúa como vencedor en dos de los otros tres estados clave en los que estuvo muy por delante el viernes: Georgia, Arizona y Nevada. Al igual que Pensilvania, los tres todavía estaban procesando los votos.

Los márgenes que separan a Joe Biden y Donald Trump son muy escasos

Joe Biden lidera a Trump por 4,1 millones de votos, en un récord de 147 millones emitidos. Biden había planeado un discurso de victoria para el viernes por la noche, anticipando que la carrera se llamaría a su favor, según los empleados; pero la espera continúa, y no ha podido ser claro en el mensaje. Se dirigió a la nación a última hora de la noche del viernes cuando el recuento oficial de votos lo mostraba con importantes ventajas en Pensilvania, Arizona y Nevada. Sin embargo, no llegó a declarar la victoria.

El demócrata afirmó: «Compatriotas, todavía no tenemos una declaración final de victoria, pero las cifras cuentan una historia clara y convincente». El avance de Biden hacia la victoria es un proceso que se hace muy lento, y aún no hay seguridad al 100%.

Joe Biden manifestó en su discurso que estaba «especialmente orgulloso» de ser el primer demócrata en camino de ganar Arizona y Georgia desde 1996 y 1992. Posiblemente se apresuró al decirlo, ya que en Georgia su ventaja es de solo 4.395 votos; por lo que seguramente habrá recuento de votos. Asimismo, lidera en Arizona por 29,861 votos y Nevada por 22,657.

Se ve como presidente, y así, Joe Biden se atreve a afirmar que los estadounidenses le habían dado un «mandato de acción» en todo: “Dejaron en claro que quieren que el país se una, no se separe. No tenemos más tiempo que perder en la guerra partidista».

Donald Trump
Donald Trump abandona el estrado en la Casa Blanca

Hay que recordar que el número de estadounidenses que votaron por correo aumentó debido a la pandemia del coronavirus. Los votantes intentaron evitar grandes grupos de votantes el día de las elecciones. El proceso de conteo metódico ha dejado a los estadounidenses esperando más tiempo que desde las elecciones de 2000 para conocer el ganador de una contienda presidencial.