Mientras el Coronavirus avanza imparablemente ahora resulta que hay dudas sobre la eficacia de las mascarillas quirúrgicas en espacios cerrados para proteger del contagio por Coronavirus. Lo dicen algunos científicos que han investigado sobre la evolución de la pandemia.

Lo que mantienen es que la mascarillas quirúrgica en espacios cerrados poco ventilados pueden dejar pasar aerosoles con el Coronavirus. «No tienen el suficiente número de capas para retener todas las partículas que salen de nuestra boca» asegura Estanilao Nistal, virólogo.

Por eso dicen los expertos, que por ejemplo, en una sala de reuniones o en una reunión familiar con contactos estrechos, la más efectiva para proteger contra el Coronavirus es esta, la FFP2.

Los investigadores advierten, las mascarillas quirúrgicas no son seguras al 100% frente al Coronavirus en interiores. Las partículas que salen de nuestra boca inundan el espacio cerrado. Por eso en espacios cerrados recomiendan el uso de mascarillas del tipo FFP2.

Aquí por ejemplo, en esta sala de reuniones, si la periodista estuviera infectada de coronavirus simplemente al hablar toda la sala quedaría llena de aerosoles contagiosos.

Esta mascarilla quirúrgica solo contendría hasta un 80% del coronavirus como mucho, el resto de las partículas si lo atravesarían.

Además al no ajustarse la mascarilla quirúrgica, al no ser estanca, el coronavirus saldría por los laterales y los aerosoles se quedarían flotando en la sala infectando a todos los que estén aquí.

Al llevar mascarilla FPP2 estaría protegido frente al coronavirus. En cambio ella, al llevar mascarilla quirúrgica los aerosoles entrarían directamente. Estas mascarillas no sirven como barrera de fuera para dentro.

Muchas veces pensando que llevamos mascarilla nos sentimos protegidos y la verdad es que no» asegura Joan Carles March, profesor de la Escuela Andaluza de Salud PúblicaLa clave está en la ventilación y no permanecer mucho tiempo en espacios cerrados.

Mascarillas eficaces

Un equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge y de la Universidad Northwestern (Reino Unido) ha probado desde camisetas y calcetines hasta pantalones vaqueros y bolsas de envasar al vacío para determinar qué tipo de material de mascarillas son los más eficaces para atrapar las partículas ultrafinas que pueden contener virus como el SARS-CoV-2, el virus que causa el Coronavirus.

En su trabajo, publicado en la revista ‘BMJ Open‘, los investigadores probaron la eficacia de diferentes tejidos para filtrar partículas de entre 0,02 y 0,1 micrómetros (aproximadamente del tamaño de la mayoría de los virus) a altas velocidades; comparables a la tos o la respiración pesada. También probaron las mascarillas kn95 y las quirúrgicas.

Filtración de las partículas ultrafinas

Los resultados muestran que la mayoría de los tejidos que se utilizan habitualmente en las mascarillas no clínicas son eficaces para filtrar las partículas ultrafinas. Las mascarillas kn95 fueron muy eficaces, aunque una bolsa de vacío HEPA reutilizable superó en algunos aspectos el rendimiento de la kn95.

Mascarillas de fabricación casera

En cuanto a las mascarillas de fabricación casera, las fabricadas con múltiples capas de tela fueron más eficaces, y las que también incorporaban una interfaz. Normalmente se utiliza para endurecer los cuellos, mostraron una mejora significativa en el rendimiento. Sin embargo, esta mejora en el rendimiento también hizo que fuera más difícil respirar a través de ellas que una mascarilla kn95.

Los investigadores también estudiaron el rendimiento de diferentes tejidos cuando están húmedos, y después de haber pasado por un ciclo normal de lavado y secado. Encontraron que las telas funcionaban bien cuando estaban húmedas y funcionaban lo suficiente después de un ciclo de lavado; sin embargo, estudios previos han demostrado que el lavado repetido degrada las telas. Y los investigadores advierten de que las mascarillas no deben ser reutilizadas indefinidamente.