Ganar era una cuestión de estado. Al Sevilla no le valía algo que no fuese sumar los tres puntos ante Osasuna. Las tres últimas derrotas ligueras no daban más margen de error para seguir peleando por el objetivo y los de Julen Lopetegui respondieron con una ajustada victoria ante un Osasuna que convirtió el partido en un auténtico suplicio para el Sevilla. El gol de Lucas Ocampos desde los once metros, fue suficiente para permitir al Sevilla coger aire y revertir su mala racha liguera antes del parón.

El Sevilla volvía ante Osasuna a LaLiga, el pan de cada día. La pregunta antes del encuentro era evidente: ¿Qué Sevilla veremos hoy? El que saca la casta y el coraje en Champions o el de las tres últimas derrotas ligueras -la peor racha de Lopetegui al frente del equipo- ante Granada, Eibar y Athletic.

Sevilla FC Osasuna
Sevilla FC

La exigencia del calendario obligaba dar aire fresco al equipo. Sin Vaclik, pero con Bono y con la defensa de las grandes ocasiones. La principal novedad se encontraba en el descanso de Ivan Rakitic, que comenzó el partido en el banquillo, en favor de Fernando y Oliver Torres que volvían al once. En la delantera, junto a Ocampos y Carlos Fernández, estaba En-Nesyri, recompensado por su salvadora actuación en Champions ante el Krasnodar.

Mucho tanteo y poco fútbol 

El partido comenzó pausado, con pocas ocasiones. El Sevilla buscaba el dominio mediante el trío Oliver-Fernando-Jordán, pero el equipo de Jacoba Arrasate había llegado con la lección bien aprendida al Pizjuán, ofreciendo pocos espacios en los costados y obligando al Sevilla a sentirse incómodo con el balón.

Mientras que un vacío Sánchez Pizjuán jaleaba el nombre de Antonio Puerta por la megafonía, los rojiblancos contaron con la más clara del inicio. En-Nesyri lo intentó con la pierna zurda tras una gran internada de Acuña, pero el disparo se marchó rozando el palo izquierdo.

Oliver Torres durante el Sevilla FC-Osasuna
Oliver Torres durante el Sevilla FC-Osasuna

A los minutos, un error de Jesús Navas en la salida de balón a punto estuvo de terminar en el primer tanto de Osasuna, que volvería a avisar por mediación de Jony, pero su disparo se fue por encima de la portería de Bono.

Al bajo ritmo de partido y la falta de ocasiones de gol por parte del Sevilla, se le unió la lesión de Marcos Acuña al borde del descanso, que obligó a Lopetegui a sustituir al lateral argentino para dar entrada a Escudero.

Ocampos rescata al Sevilla FC desde los once metros

No le gustaba lo que estaba viendo Julen Lopetegui, por lo que en el descanso decidió mover ficha y darle entrada a Ivan Rakitic por Jesús Navas. Un cambio que propició el cambio de sistema, el mismo utilizado para remontar en Champions ante el Krasnodar, con defensa de tres y con Escudero y Ocampos actuando en los carriles.

El Sevilla activó el modo ganador y muy pronto tuvo su premio. En una jugada por banda derecha, Ocampos rascó un penalti que le regaló una doble oportunidad tras errarlo a la primera, ya que Sergio Herrera se adelantó en el primer lanzamiento, y convirtió el penalti en segunda instancia para poner a su equipo por delante en el marcador. De esta manera, el argentino firmó su tan ansiado primer gol de la temporada en LaLiga.

Sevilla Osasuna Gol de Ocampos
Lucas Ocampos celebrando su gol en el Sevilla FC-Osasuna

Rakitic y Escudero intentaron seguir aumentando la renta, ambos con tiros lejanos que no inquietaban a Sergio Herrera, pero que hacían latente que el Sevilla había terminado de volcar el juego en el campo de Osasuna.

En el último tramo, los de Nervión se aseguraron de no perder la cara al partido y aguantar el último arreón de energía de Osasuna. Las faltas e interrupciones fueron la tónica dominante de unos minutos finales que no cambiaron el sentido del partido y que sirvieron para que el Sevilla dejase atrás la mala dinámica en LaLiga y afronte con otra cara el parón de selecciones.