Un iño de 11 años ha sido ingresado e intervenido por una fractura en el tabique nasal en el Hospital Santalucía de Cartagena después de haber sufrido una agresión homófoba a manos de otro niño de 15. Así ha informado de este caso la cadena ‘7 Televisión Región de Murcia’, que ha hablado con la familia de la víctima para obtener más detalles de lo ocurrido.

La agresión homófoba tuvo lugar a la salida del instituto en Cartagena. Según ha denunciado la hermana del niño que sufrió la agresión homófoba, Gissel Sánchez, el agresor «estaba detrás de él; lo cogió del bolso por detrás y de una vez le pegó un puñetazo».

La hermana ha afirmado que por ese mismo golpe el niño «quedó inconsciente» tras la agresión homófoba en Cartagena. Según los testigos de los ocurrido, el joven de 15 años siguió pegando al chico hasta que una madre intervino.

«Le decía maricón y se metía con él por eso»

Sánchez ha explicado a la cadena murciana que no era la primera vez que su hermano había sufrido a causa del agresor: «Le decía muchas veces maricón y se metía con él por eso«. La paliza al niño en Cartagena fue tal que, tal y como ha continuado explicando su hermana, el tabique nasal «se le había hundido de tal manera que no podía respirar bien».

El centro educativo de Cartagena ha reconocido que el niño ya había comunicado en otras ocasiones que estaba recibiendo insultos y amenazas por parte del agresor, que tras la paliza al menor ha sido expulsado durante 15 días del instituto como medida cautelar. «Él está muy triste, destrozado. Él dice: ‘¿Por qué a mí?’«, ha contado su hermana a ‘7 Televisión Región de Murcia’.

Ahora mismo, otros padres están recogiendo firmas en Cartagena para que la expulsión del agresor de ese instituto se lleve a cabo de manera definitiva. Además, la familia de la víctima ya ha presentado una denuncia en comisaría contra el joven de 15 años. «Si le pasó a mi hermano le puede pasar a cualquiera», ha concluido Sánchez en declaraciones a la televisión.

Castigo por llevar falda

Miles de jóvenes de España han acudido a sus institutos vestidos con falda gracias a un movimiento antidiscriminación que se generó en TikTok. Se trata de una reivindicación que pretendía mostrar su solidaridad con un alumno al que castigaron por llevar esta prenda. Además de para denunciar actitudes machistas como la de adjudicar género a la ropa.

Esta iniciativa comenzó gracias a Mikel, un alumno de un instituto del norte de España que compartió su experiencia por llevar un día una falda a clase «porque le apetecía». La sorpresa se la llevó cuando en una de las asignaturas que tenía, el profesor le pidió que fuera a ver al psicólogo del centro por vestir esa prenda. Después de vivir aquel hecho tan desagradable, el chico contó en TikTok lo sucedido.

«A tercera hora interrumpieron la clase y me llevaron al psicólogo. Me preguntó si yo me sentía chica y le dije que no; que no me pongo ningún género y si tengo que poner uno, soy tío», explicaba en el vídeo. Mikel también destacó que a ninguna de sus amigas que llevaban falda les pidieron que se cambiasen o fueran a ver al psicólogo.

Gran repercusión del vídeo

Dada la gran repercusión que tuvo el vídeo, comenzó a contar que también le habían castigado por llevar falda, algo que sumado al incidente del instituto, generó una gran reacción que desembocó en un nuevo movimiento promovido por otros jóvenes que propusieron acudir en falda a sus centros escolares el día 4 de noviembre.

Esta convocatoria tuvo un gran éxito, y bajo el ‘hashtag’ #4noviembre, se han etiquetado miles de videos mostrando a chicos y chicas en sus centros escolares con faldas para reclamar que ninguna prenda de ropa tiene género, luchar contra los estereotipos y denunciar actitudes machistas que todavía tienen lugar dentro de las aulas y en otros ambientes de la sociedad.

Las nuevas generaciones vienen pisando más fuerte que nunca, cuestionando las imposiciones de la sociedad que sus antecesores han acatado siempre y buscan crear un nuevo espacio donde todas las identidades, sexualidades y etnias sean bienvenidas. Con esta nueva iniciativa, los más jóvenes buscan romper las barreras que imponen los roles de género, pudiendo expresarse así de forma libre y sin miedo.