España e Italia realizan el segundo trasplante renal cruzado internacional

Donantes y receptores se encuentran en perfecto estado y ya han sido dados de alta

España e Italia han protagonizado el segundo trasplante renal cruzado internacional. Un paciente en España y otro en Italia han recibido un trasplante renal de donante vivo, gracias al intercambio de órganos entre sus respectivos donantes. Donantes y receptores se encuentran en perfecto estado y ya han sido dados de alta. La pareja española la conforman madre e hijo, mientras que la italiana es un matrimonio.

Tanto las extracciones renales como los trasplantes se realizaron el mismo día, el pasado 22 de octubre, en la Fundación Puigvert de Barcelona, centro de referencia en trasplante renal y el Padova Kidney Transplant de Italia

El programa de trasplante renal cruzado se basa en el intercambio de donantes de riñón de vivo entre 2 o más parejas. Su objetivo es ofrecer a pacientes con insuficiencia renal crónica la posibilidad de recibir un injerto de donante vivo, pese a que su pareja o familiar, que desea hacer efectiva la donación, sean incompatibles.

Este tipo de trasplantes conlleva un complicado proceso logístico, que ha requerido una total colaboración entre las oficinas centrales de las organizaciones nacionales de trasplantes de España e Italia, los coordinadores autonómicos y/o regionales de trasplantes (la Organización Catalana de Trasplantes, OCATT, en el caso español) y los equipos médicos de los 2 hospitales que han participado en este operativo.

En la Fundación Puigvert, el equipo médico lo han integrado los doctores Alberto Breda, jefe del equipo quirúrgico de trasplante renal, Luis Guirado, jefe del servicio de nefrología, Carme Facundo, adjunta al servicio de nefrología y Joan Palou, director del servicio de urología.

En el segundo cruce exitoso del programa de trasplante renal cruzado internacional han participado 18 hospitales: 10 españoles, 7 italianos y 1 portugués (Ver cuadro adjunto) y 129 parejas donante-receptor. De ellas, 81 españolas, 27 italianas y 21 portuguesas.

El programa de trasplante renal cruzado es una de las modalidades del trasplante renal de donante vivo, que la ONT puso en marcha en nuestro país hace ahora una década, tras desarrollar, en colaboración con un grupo de trabajo multidisciplinar un protocolo de trabajo conjunto.

El primer trasplante renal cruzado se efectuó en España en julio de 2009. Desde entonces en nuestro país, dentro del programa nacional, se han realizado 228 trasplantes de este tipo, cifra que se eleva a 230 si se tienen en cuenta los 2 efectuados dentro del programa internacional.

El trasplante renal cruzado es una modalidad terapéutica muy desarrollada en determinados países con una elevada actividad de trasplante renal de donante vivo. Este es el caso de Australia, Canadá, Corea del Sur, Estados Unidos, Holanda o Reino Unido, que llevan realizando este tipo de intervenciones desde hace tiempo con excelentes resultados.

El uso de técnicas quirúrgicas cada vez menos invasivas y el estudio y cuidado del donante (antes, durante y después de la intervención) han permitido potenciar este tipo de trasplantes, dado que las posibles complicaciones para el donante han disminuido considerablemente y en la actualidad la extracción renal de vivo se considera un procedimiento de bajo riesgo.

Registro de Parejas

Precisamente fue España, a través de la ONT, quien impulsó la creación del Programa Internacional de Trasplante renal Cruzado, entre los países que integran la Alianza de Trasplantes del Sur (España, Francia, Italia, Portugal, República Checa y Suiza). Tanto en el primero como en el segundo cruce exitoso han participado junto con España, Italia y Portugal.

Un aspecto fundamental del programa es el Registro de parejas donante-receptor, que necesita una aplicación informática para realizar los cruces y conocer rápidamente sus resultados.

El programa debe ser supervisado por el responsable de los programas nacionales de donación cruzada en cada país participante: en este caso, Italia, Portugal y España.

Con la internacionalización del trasplante renal cruzado se persigue aumentar las posibilidades que tienen las parejas de encontrar un donante compatible y poder intercambiar los órganos de sus donantes. Cuantas más parejas participen en él y mayor sea su heterogeneidad genética, mayores son las opciones de hacer efectiva la donación y el intercambio renal. Otros países del norte y del centro de Europa trabajan en la misma dirección.