La Policía Nacional ha llevado a cabo en Granada, Motril y Baza, durante el mes de septiembre, cerca de una treintena de operaciones contra el tráfico de drogas a pequeña escala. Estas se han saldado con más de veinte detenidos; la incoación de 237 expedientes administrativos sancionadores; así como la aprehensión de cerca de 9.000 plantas de marihuana y 39 kilos de hachís.

Paralelamente, se han llevado a cabo 144 intervenciones contra la defraudación de fluido eléctrico con más de 50 arrestados; según ha detallado en una nota la Policía Nacional.

Tan sólo durante la última actuación contra el tráfico de drogas en la zona norte de Granada; denominada ‘Operación Palanquilla’, la Policía Nacional intervino 2.500 plantas de marihuana con numerosas conexiones ilegales a la red eléctrica.

Durante el desarrollo de las 29 operaciones, se han conseguido desmantelar numerosas plantaciones indoor; en cuyo interior se encontraron cerca de 9.000 plantas que fueron incautadas, principalmente en la zona norte de Granada; mientras que la mayor parte de los 39 kilos de hachís fueron aprehendidos en Motril.

En cuanto a las actas incoadas, el 62 por ciento fueron cumplimentadas en Granada; el 37 por ciento en Motril; y tan sólo el 1 por ciento en Baza.

El delito aparejado de defraudación de fluido eléctrico, íntimamente relacionado con el cultivo ilegal de la marihuana, también ha recibido la atención por parte de la Policía Nacional.

Esta, en colaboración con el personal técnico de Endesa, han desarrollado 144 intervenciones y detenido a más de medio centenar de individuos. Las intervenciones han tenido como escenario casi exclusivo la zona norte de la Granada.

114 plantas incautadas en Las Gabias

La Unidad de Policía Adscrita a la Comunidad Autónoma de Andalucía en Granada incautó, el pasado lunes 5 de octubre, 114 plantas de marihuana en la localidad de Las Gabias, que arrojaban un peso de 2.750 gramos; después de que se personasen en un domicilio para prestar auxilio por un incendio que se estaba produciendo en el interior de la vivienda.

Los agentes, que se encontraban realizando sus funciones de control de medidas sanitarias por el Covid-19 y prevención del uso de mascarillas, fueron alertados por unos viandantes de un incendio en un piso de esta localidad.

Así, los funcionarios de la Unidad de Policía Adscrita requirieron al servicio de bomberos. De esta forma, entraron con ellos al interior de la vivienda, con el consentimiento del titular; percatándose de que en una habitación el propietario había instalado un auténtico invernadero dedicado al cultivo de marihuana.

Este contenía 114 plantas; ocho lámparas incandescentes; un ventilador; un extractor de aire y seis transformadores eléctricos.

A la vista de estos hechos, los agentes procedieron a la detención del titular de la vivienda por un delito contra la Salud Pública; informándole de sus derechos y siendo puesto a disposición judicial.