La Guardia Civil ha denunciado en La Carlota (Córdoba) a un ciudadano español de 45 años de edad y vecino de la localidad también cordobesa de Santaella; como presunto autor de una infracción administrativa de contrabando de tabaco. Asimismo, se ha aprehendido de 1.480 cajetillas.

Según ha indicado la Benemérita en una nota, el operativo se llevó a efecto cuando efectivos de la Guardia Civil, que se encontraban realizando un servicio de Seguridad Ciudadana en las inmediaciones de La Carlota; observaron a distancia a dos personas junto a dos vehículos realizando unos movimientos que les resultaron sospechosos; motivo por el que decidieron indentificarlos.

Antecedentes por contrabando

Tras identificarlos, uno de ellos resultó ser un varón de 45 años, vecino de Santaella; conocido por sus antecedentes policiales por contrabando. En el registro de uno de los vehículos, se localizaron 1.480 cajetillas de tabaco de contrabando; las cuales no presentaban las precintas reglamentarias; por lo que fueron intervenidas.

Ante ello, se procedió a la instrucción del pertinente expediente de denuncia al propietario y a la aprehensión de las cajetillas.

Más de 1.000 cajetillas de tabaco en Málaga

El pasado mes de septiembre, la Guardia Civil realizó un total de 32 inspecciones en la lucha contra el contrabando de tabaco. Los agentes se aprehendieron de un total de 1.354 cajetillas. Esta actuación se llevó a cabo en siete fases, donde se han levantado 28 actas por infracciones a la Ley de Contrabando.

En una de las fases, se comprobó como la venta del tabaco de contrabando se realizaba a través de kioscos ubicados en la localidad de Antequera. Utilizaban vehículos como almacén del tabaco, descubriéndose en uno de estos coches 518 cajetillas de tabaco.

En otra actuación, los agentes detectaron otra modalidad de venta del tabaco de contrabando en establecimientos públicos.

En la trastienda de estos locales, la Guardia Civil halló máquinas de entubado, y otros materiales para su fabricación. Finalmente, se intervino 68 cajetillas, 1.800 gramos de picadura de tabaco a granel y 2.428 cigarrillos empaquetados y dispuestos para su venta.

En esta operación dirigida contra la venta de tabaco de contrabando se aprehendieron un total de 1.354 cajetillas, 4.000 cigarrillos y 1.900 gramos de picadura de producto.