El Tribunal de Justicia de Atenas ha sentenciado que el partido neonazi Amanecer Dorado es una organización criminal. El proceso se ha prolongado durante más de cinco años y el resultado ha sido recibido con aplausos por más de 20.000 personas que se habían concentrado en las calles de la capital griega.

La investigación criminal dio comienzo tras el asesinato en septiembre de 2013 del rapero Pavlos Fyssas, de 34 años de edad y conocido por el nombre artístico de Killah P. Murió de varias puñaladas a manos de un hombre que trabajaba en la cafetería de las oficinas del partido.

En el proceso se ha dirimido la responsabilidad penal de más de 60 miembros de la formación ultraderechista, incluido su líder, Nikolaos Michaloliakos. Sin embargo, solo once de los acusados estaban presentes en la sala. Entre ellos no había ningún antiguo diputado del partido.

El tribunal ateniense ha considerado que tanto Michaloliakos como otros siete exlegisladores son culpables de liderar una organización criminal. También se ha señalado a varios acusados más por su pertenencia al grupo. Los condenados se enfrentan a penas de hasta diez años de cárcel.

En el caso concreto del asesinato de Fyssas, el principal acusado, Giorgos Roupakias, ha sido declarado culpable de los cinco cargos que se le imputaban.

Una decisión muy esperada en Grecia

La multitud que se agolpaba ante el tribunal de apelación ha celebrado los veredictos. También la madre de Pavlos Fyssas estaba presente en esta movilización, emocionada tras enterarse de la sentencia, según la televisión pública ERT.

Unos 2.000 miembros de las fuerzas de seguridad han participado en el despliegue organizado en las inmediaciones del tribunal, que ya se preveía multitudinario por la expectativa que había generado el juicio. Las autoridades han confirmado algunos incidentes y enfrentamientos con manifestantes, según el diario ‘Kathimerini‘.

Amanecer Dorado llegó a ser la tercera fuerza parlamentaria del país con 18 de los 300 escaños del Parlamento. No obstante, en los últimos comicios parlamentarios en Grecia, la formación no consiguió superar el 3 por ciento de los votos que necesitaba para obtener representación.