La Policía Nacional ha detenido en Almería y en El Ejido a dos personas en dos actuaciones diferentes acusadas de agredir a sus víctimas, entre ellas menores de edad, para arrebatarle los teléfonos móviles. Incluso una de ellas habría llegado a empuñar un cuchillo para intimidar a los perjudicados.

Según ha indicado la Comisaría en una nota, el primer arresto tuvo lugar el 2 de octubre en las inmediaciones de los aparcamientos recreativos Megazone de El Ejido. Tras abordar a dos menores de edad por la espalda y golpearlos posteriormente en la frente para aturdirlos; el detenido les exigió que le entregasen sus teléfonos móviles, intimidándolos con un cuchillo de grandes dimensiones, según la investigación.

Una vez obtenido el botín, huyó del lugar «profiriendo amenazas de muerte a los menores. Así como al padre de uno de ellos que había llegado al lugar, para evitar que lo siguiesen». Sin embargo, gracias a la inmediatez de una llamada realizada al centro CIMACC-091, fue interceptado de inmediato por una patrulla de la Policía Nacional, que procedió a su detención.

La segunda detención se practicó durante la madrugada del pasado día 6 de octubre en la calle Mariano Álvarez Robles de Almería. Allí, varias personas alertaron a la Policía Nacional, acerca de una reyerta entre dos personas.

Una vez en el lugar los agentes, presenciaron como una persona sangraba abundantemente por una de sus manos. Todo como consecuencia de una agresión violenta. Y ponía de manifiesto, que además había sido víctima del robo de su teléfono móvil.

Tras aportar una descripción detallada del autor de los hechos, varias patrullas policiales iniciaron una búsqueda. Lograron dar con el paradero del presunto autor, quien en el momento de su detención portaba una barra de hierro de grandes dimensiones y el teléfono móvil previamente sustraído.

Precedentes en Almería

Hay que recordar que antes del confinamiento, la autoridad judicial decretaba el ingreso en prisión de dos jóvenes, de 18 y 20 años de edad, detenidos por la Policía Nacional por supuestamente hacer uso de fuerza física e intimidar al menos a seis personas a las que presuntamente han robado sus teléfonos móviles y otros efectos de valor.

La Policía Nacional explicaba en un comunicado que los hechos se denunciaron por primera vez el 6 de enero y, por ello, los agentes empezaron a llevar a cabo las primeras indagaciones acerca de dos personas jóvenes. Con el pretexto de pedir un euro, «se aproximaban a otros jóvenes de sus mismas edades. Posteriormente se apoderaban por la fuerza de los teléfonos móviles y efectos de valor que portaban en ese momento».

Para ello y de manera súbita, uno de los arrestados presuntamente cogía fuertemente del cuello a la víctima. Mientras el otro «rebuscaba entre sus prendas o le arrancaba bruscamente la mochila que llevaba».

Con este mismo ‘modus operandi’, los detenidos actuaban supuestamente en seis ocasiones. Consiguieron seis teléfonos inteligentes, más de cien euros en metálico y cadenas y colgantes de oro y plata.

La labor de investigación policial ha culminado con la detención de los dos presuntos autores, identificados como N.L.L. y A.E.B.. Ambos de origen magrebí, quienes han ingresado en prisión por orden judicial después de pasar a disposición del juez acusados de los delitos de robo con violencia.